Buenos Aires –

Hoy por la mañana, altas fuentes del Ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires a cargo de Gustavo Ferrari confirmaron al medio Infobae que 1.421 presos de los penales bonaerenses podrían irse a sus casas por recomendación del Ministerio a la Justicia con el beneficio del arresto domiciliario bajo tobillera electrónica.

Los penales y alcaidías del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) que dependen de la cartera de Justicia enfrenan el mayor pico de sobrepoblación de la historia.

Las cárceles provinciales tienen, colectivamente, lugar para albergar a 28 mil detenidos. Actualmente, según cifras del SPB mismo, hay 41.267 personas privadas de su libertad, un número actualizado en la tarde de ayer, con dependencias como la Unidad Nº49 de Junín excedida en un 135% (hay 958 presos donde debería haber poco más de 400). En todo este universo de presos hay 23 mujeres embarazadas, tres de ellas que conviven con hijos y 73 niños que se crían junto a sus madres detenidas, además de 82 personas trans.

Fuente: INFOBAE