Vecinos de 1° de Julio realizaron una manifestación en el CPC Rancagua solicitando una audiencia con el Director. Denuncian abandono del sector en materia de políticas públicas. 

Los vecinos de los Barrios 1° de Julio Anexo y Ampliación 1° de Julio se reunieron en el CPC Rancagua para pedirle una audiencia al Director Márquez a las 10 hs del día lunes ante las irregularidades que se viven en dicha zona y la ausencia de la Municipalidad de Córdoba, quien no ha dado respuestas, ni soluciones concretas. Los ciudadanos se acercaron con documentos y fotos para que sirvan como pruebas de las demandas que están pidiendo.

Julio César Capdevila, un vecino de Barrio 1° de Julio Anexo describió: “La calle está debajo del nivel de la ruta y, ante la falta de desagües y de una buena pavimentación, sufrimos inundaciones constantes. Cuando llueve, el Barrio se transforma en un pozo de agua, como si fuera una laguna”. Haciendo referencia a la Ruta 88 con dirección a Malvinas Argentinas, un tramo recientemente inaugurado y que ha sufrido levantamientos y desniveles.

Ante la situación del barrio, ya son varias las denuncias que se han hecho tanto a la Municipalidad de Córdoba como a Defensa Civil. Incluso, desde la Dirección General de Catastro, no se ve a Barrio 1° de Julio como un Barrio oficial de la Ciudad de Córdoba sino como un espacio verde: “Para la Municipalidad, nosotros ni existimos”, declararon al unísono los vecinos.

Olga Rodríguez, vecina de Barrio Ampliación 1° de Julio, comentó angustiada que son más de 80 familias las que están sufriendo infecciones y enfermedades a causa de las inundaciones y de las aguas servidas como es el caso de diarreas crónicas y picaduras de mosquitos: “Empiezan las clases y los chicos no pueden salir a tomar el colectivo a la ruta para ir al colegio”.