Según el monitoreo de enero efectuado por el Ministerio de Salud de la Provincia, uno de cada cuatro hogares en la ciudad tiene criaderos del mosquito.

Fuente: Municipalidad de Córdoba

En primera instancia, es importante disminuir los criaderos de larvas del mosquito, formados donde pueda acumularse agua, tanto en el interior del domicilio, como en sus alrededores.

Resulta central deshacerse de cualquier elemento como latas, botellas, neumáticos y similares, situados en patio o jardines, así como mantener el pasto corto. En macetas, hay que retirar el exceso de líquido y tanto en bebederos de animales como en floreros, es útil vaciar el contenido y limpiarlos frecuentemente. También se aconseja mantener bien tapado el tanque de agua.

Una vez higienizado el hogar, una medida adicional de protección es utilizar espirales o tabletas repelentes, proteger cunas y cochecitos de bebés con mosquiteros tipo tul y aplicar repelentes sobre la piel expuesta. Es aconsejable repetirlo cada tres horas.

En caso de sentir fiebre alta, sin resfrío, dolor de cabeza (más que nada detrás de los ojos), sangrado de nariz y encías y dolores musculares, articulares y abdominales, la consulta al médico debe ser inmediata.

Nunca hay que automedicarse, ni tomar aspirinas o ibuprofeno, ya que éstos fármacos debilitarían los síntomas, dificultando el diagnóstico y rápido tratamiento de la enfermedad.

Categorías