La municipalidad de Córdoba aun debe dos meses de pago al trabajo ambiental que los carreros realizaron en la ciudad durante el verano; la falta de repuesta empujo a que los carreros organizados reclamaran al gobierno municipal y la repuesta fue represión por parte de la policía la semana pasada.

En medio de este contexto, en los medios masivos de la televisión, se difamo y difundió información falsa, exponiéndose en la pantalla datos, fotos y documentos que no guardan ninguna relación entre sí, sobre la situación laboral de los carreros, situación que fue denunciada por la principal fuerza que reúne al sector: la cooperativa de carreros y recicladores La Esperanza.

Carlos Andrada, presidente de cooperativa La Esperanza señalo a LHVB: “hay un tesorero firmante que está vivo, firma y sella el día que paga ese recibo, para nosotros es armado por la municipalidad y por Tolchinsky de Canal 12”.

Este sector de la economía informal, no percibe becas, ni subsidios ni planes sociales, ya que técnicamente son cosas distintas, además que estas instituciones conforman relaciones de trabajo diferentes entre sí, así como su ámbito de aplicación.

Los recicladores trabajan a partir de un salario no registrado y mínimo que viene a complementar los ingresos ya existentes de los beneficiarios, así estos sean independientes, sea para una organización con fines sociales y comunitarios.

Es una retribución al trabajo que cada compañero y compañera realiza en torno a las necesidades que presentan los CPC y los barrios, y que consisten en limpiar, desmalezar, barrer cordones cuneta, podar árboles, ordenar basurales a cielo abierto y mantener la higiene de numerosos espacios públicos alrededor de la ciudad, como plazas y parques.

Andrada también agrego: “este mes se han recortado 150 personas, que quedaron sin cobrar, sin haber tenido un control como para garantizar el pago y bueno… al estado municipal le queda poco tiempo de argumento en contra de los trabajadores, teniendo funcionarios que andan robando pan, es muy evidente”.

La cooperativa sostiene que la intencionalidad de los medios masivos en tergiversar la información es poner a la ciudadanía en contra de una cooperativa de trabajadores y trabajadoras de barrios y villas pobres a la que se les adeudan dos meses de trabajo es, cuando menos, perversa.

El periodista de Canal 12 mostro un presunto recibo interno cuestionando el destino de los fondos ensuciando nombres propios como los del presidente y el tesorero de La Esperanza. El recibo en cuestión no está sellado ni firmado, no aclara nombre ni DNI del beneficiario; además la fecha no se corresponde con el período pagado, ya que los carreros cobraron recién el 13 de febrero luego de tres movilizaciones.

Las compañeras y los compañeros de esta cooperativa reciben su salario en mano, con recibo a su nombre y DNI, firmado y sellado por el tesorero de la Cooperativa y mediante una previa gestión del equipo administrativo durante el día de pago. Cada compañero que entra a trabajar sabe lo que va a cobrar.

Entrevista: