La organización de derechos humanos, Abuelas de Plaza de Mayo, denuncio mediante un comunicado de prensa al juez federal por negarle la identidad al nieto recuperado.

El 17 de agosto, el joven luego de conocer a sus progenitores y con la ayuda de Abuelas, solicito al juzgado competente que se normalice su identidad y se lo identifique como José Bustamante García, o sea, con el apellido de sus padres. José había comenzado a normalizar los trámites para obtener su identidad. Semanas después, el juez Bonadío rechazó su pedido argumentando que “no se trata del momento procesal adecuado”.

Este es el comunicado que emito la organización Abuelas de Plaza de Mayo:

Las Abuelas de Plaza de Mayo rechazamos enfáticamente la decisión del juez federal Claudio Bonadío, quien rechazó el pedido de rectificación de documentación del nieto 122, hijo de los desaparecidos Iris Nélida García Soler y Enrique Bustamante y restituido el 18 de abril de este año. El 17 de agosto pasado, tras conocer a su familia y la historia de sus padres, este nieto solicitó al Juzgado a cargo del caso que se anule su documentación actual y se lo inscriba como José Bustamante García. Tres semanas después, el juez Bonadío rechazó su pedido bajo el argumento de que “no se trata del momento procesal adecuado”.

Resulta insultante que José deba seguir circulando con documentación falsa, que no refleja su verdadera identidad, cuando la justicia ya fue informada de que se trata del hijo de Iris y Enrique, nacido durante el cautiverio de su madre en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), en julio de 1977. Enrique e Iris, embarazada de tres meses, fueron secuestrados el 31 de enero de ese año y, por testimonios, se supo que ambos estuvieron detenidos, primero en el Centro Clandestino Club Atlético y luego llevados a la ESMA.

El juez Bonadío también sostuvo que el pedido era improcedente porque el artículo 69 del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación permite realizar el cambio “oportunamente y sin intervención judicial”. Sin embargo, esa disposición aún no ha sido reglamentada, por lo que acudir a esa vía, en los hechos, es más problemático y lento que realizar el cambio por medio de una orden judicial. En este sentido, advertimos que en el Senado de la Nación existe un proyecto de reforma a la ley del Registro Civil, para adecuarla a esta normativa, pendiente desde el 2 de junio de 2016, por lo que reclamamos su pronto tratamiento.

Es preocupante que Bonadío utilice argumentos meramente formales desconociendo la práctica de los demás tribunales federales, que en los últimos tiempos invariablemente realizaban con celeridad los trámites para que los nietos y nietas puedan vivir con documentación que acredite su verdadera identidad.

Desde el 18 de abril último, José sabe que su verdadero apellido es Bustamante García, sin embargo, frente a cada trámite en el que se le requiere su identificación, es revictimizado al tener que presentarse con una identidad que no le pertenece.

Ante esta arbitraria decisión, Abuelas de Plaza de Mayo acompaña a José en su apelación. Esperamos que la Cámara Federal permita que lleve en su documento, lo antes posible, el apellido que le corresponde: Bustamante García.

Jueves 7 de septiembre de 2017, Ciudad de Buenos Aires.