Periodista del Diario Será Justicia, dedicado a la investigación sobre Derechos Humanos y crónicas sobre conflicto social, Alexis Oliva comentó la gran expectativa que se vivirá el jueves 25 de agosto con el contenido de la Sentencia de la MegaCausa La Perla.

La Sentencia de la causa conocida como Menendez II comenzará el jueves 25 de agosto a las 11 hs y llevará varias horas de lectura por parte del Juez Federal Jaime Díaz Gavier. No es para menos ante la magnitud del proceso judicial más grande de la historia de la Argentina.

Alexis Oliva, reconocido periodista que se encargó de cubrir durante tres años y ocho meses el Juicio por Delitos de Lesa Humanidad en Córdoba, vive con asombro las horas previas a la Sentencia ante una convocatoria que superará las expectativas positivas con una multitud de colectivos políticos, movimientos sociales, sindicatos, estudiantes y, por supuesto, la presencia trascendental de los Organismos de Derechos Humanos.

Tribunales Federales, ubicado en la Avenida Arenales, fue un edificio adverso a la consigna de Memoria, Verdad y Justicia durante muchos años. Pero, este jueves 25 de agosto, estará rodeado masivamente de la lucha y militancia de 40 años y será el escenario donde se dictará un fallo que reparará la gran espera de justicia de muchas personas.

“Si bien es posible que haya algunas absoluciones a los condenados por parte del acopio de testimonios y documentos, sobran pruebas para condenar a cada uno de los 43 acusados y, también, sobran evidencias para empezar a investigar, juzgar y condenar a muchos que no están sentados, hoy, en el banquillo de los acusados”, afirmó el periodista oriundo de Cruz del Eje.

El 4 de diciembre de 2012, el día oficial que inició la MegaCausa La Perla, muchos de los periodistas que ocupaban la Sala de Audiencia o la Sala de Prensa se sorprendieron ante el aspecto revelador que tendría el Juicio que no sólo abordaría el contenido represivo material de los militares que ejercieron el Terrorismo de Estado en Córdoba y los circuitos concentratorios de los Centros Clandestinos de Detención, Tortura, Exterminio y Muerte. Sino que, además, lo innovador de la carátula Menendez II incursionaría en el sentido de Dictadura Cívico-Militar, es decir, en los cómplices activos e institucionales de la sociedad civil como fueron la Iglesia, la clase política, el Poder Judicial y las empresas de capital transnacional como Fiat y Renault que entregaron listas negras de los trabajadores sindicalizados. 

Tanto los abogados querellantes como el equipo de Fiscales que acompañaron la Causa, han derivado el material probatorio a la Fiscalía de Instrucción para que investigue el ala oculta de la sociedad civil que contribuyó en los Delitos de Lesa Humanidad y lleve a Juicio los crímenes testimoniados, a pesar, de un contexto político actual un tanto adverso.

A su vez, la MegaCausa La Perla será la primera instancia judicial que juzgará: el robo de bebés como plan sistemático, en la historia particular del nieto de Sonia Torres, Titular de Abuela de Plaza de Mayo Córdoba, los crímenes contra la integridad sexual como torturas específicas y la apropiación patrimonial de la Cooperativa Mackentor que competía, por aquel entonces, con una empresa de ostentación monopólica que compartía opiniones con Luciano Benjamín Menéndez. Mackentor fue acusada de financiar a la Organización Armada Montoneros en una denuncia que nunca se probó y que sirvió de pretexto para el deshuese de la empresa. “De todos estos crímenes que le acusan a Menéndez, el que más le ofende, es la apropiación de recién nacidos”, comentó Oliva y agregó: “No creo que este Tribunal Oral Federal sentencie prisiones domiciliarias, ya que ha sido muy estricto con este tipo de privilegio sólo otorgado a los represores que, realmente, están muy complicados de salud”.

De los 58 imputados, 11 han muerto durante el Juicio y 4 han sido apartados. Se trata de militares y policías que profesaron el Terrorismo de Estado desde mucho antes del 24 de marzo de 1976. Los organismos paraestatales de represión comenzarón a ejercer en febrero de 1974 con el Golpe Policial conocido como Navarrazo y se fueron profundizando cada vez más con la célula del Comando Libertadores de América que tenía sede de tortura en el Campo de La Ribera.