La  Asociación de Mujeres Trabajadoras Sexuales (AMMAR), firmó el pasado lunes 9 de octubre un convenio con autoridades de la Secretaría de Adicciones de la Provincia de Córdoba, con el objetivo de reforzar el “Centro Amigable para la Salud Integral” que funciona en su sede. Esta iniciativa surge luego de problematizar la situación actual de las trabajadoras sexuales respecto del consumo incrementado a causa del aumento de la pobreza y la violencia generales.

           

Eugenia Aravena  nos comentó sobre la lucha histórica de esta organización para ser reconocidas como Sindicato, proceso que llevan a cabo hace muchos años y que genera tanto posiciones a favor como en contra.