Acompañados por los abogados Martín Rodríguez y Sergio Job, la asociación civil que nuclea a las mujeres trabajadoras sexuales en Córdoba, presentó en Tribunales II este Habeas Corpus.

Se llama preventivo porque desde AMMAR consideran que las trabajadoras sexuales se encuentran en peligro inminente de que le sucedan nuevas detenciones ya que son objeto de persecución focalizada, mujeres que son detenidas injustamente por la tarea que realizan, por como se visten o por lo que le moleste a la policía; y que constantemente sufren violencia, amenazas y acoso.

El otro punto que se resalta es que es colectivo, porque no busca defender ni resguardar las libertades ambulatorias o de hablar de una sola persona, sino de todas aquellas trabajadoras que se sientan afectadas por las políticas policiales de la provincia.

Este habeas corpus es similar a los presentados en semanas anteriores por la Cooperativa de Carreros La Esperanza y también por un grupo de jóvenes de Bº Los Cortaderos.

Así lo explicaba, el abogado que acompaña la causa, Sergio Job:

En esta presentación, se resalta que el Código de Faltas es una herramienta inconstitucional que debe ser derogada, porque viola principios constitucionales básicos y no sirve para perseguir la delincuencia, para esto existe el Código Penal y también debería haber una policía preparada para la investigación y para actuar como corresponde y no al voleo y por la portación de rostro; y en esto se define que hay sectores, populares que son claramente perseguidos, y se vulneran nuestras libertades civiles y políticas.
Job, destacó que por ahora se debe esperar a la resolución de los juzgados de control, en el caso de que sean contrarias, se apelará; si se obtiene una respuesta positiva, habrá que ver si se declara la inconstitucionalidad del Código de Faltas.
Recordemos que luego de las razzias masivas del pasado mes de mayo, un juzgado de control se manifestó luego de un habeas corpus presentado y realizó distintas recomendaciones / obligaciones a estas prácticas policiales, como por ejemplo no detener bajo la figura del merodeo y a pesar de esto, la policía continúa realizando su tarea de manera discriminatoria, racista y arbitraria.
Ante toda esta política de persecución de los sectores populares, el nuevo gobierno que asumirá en diciembre, deberá plantear directivas claras a la policía como jefe político del modo en que debe actuar.