Vecinos de Barrio San Antonio e Inaudi, celebraron el fallo de la Cámara de Apelaciones que, a través de un amparo ambiental, puso en investigación los movimientos y legalidades de la Empresa de Bioetanol Porta.

Los vecinos de Barrio Inaudi y San Antonio vivieron con una alegría la batalla ganada en relación al fallo que otorgó la Cámara Federal de Apelaciones el lunes 12 de septiembre pasado cuando aceptó el pedido de amparo ambiental que interpusieron los vecinos y la revisión de la habilitación del Ministerio de Energía de la Nación a la Empresa Porta.

Silvia Cruz, vecina del sector, se mostró entusiasmada ante el amparo pero destacó que la lucha recién empieza: “todavía queda un camino bastante largo y que viene a continuar la lucha que estamos llevando a cabo durante 5 años para que, de una vez, el Estado nos escuche. Los vecinos tenemos que salir a la calle a reclamar por nuestros derechos porque el Estado está ausente”, expresó Silvia y comentó la gran cantidad de obstáculos que tuvieron y que tienen que surtir ante la Justicia Provincial y Municipal que nunca les dieron lugar con los reclamos y denuncias.

En segunda instancia, se presentaron a órganos a nivel nacional y pidieron una intervención de la Defensoría Federal de Oficio para que se custodie la salud y la vida de los niños, niñas, los que están por nacer y todos los vecinos de la zona, luego de que el Juez Bustos Fierro rechazara el amparo ambiental. La apelación a la Cámara Federal, integrada por tres jueces, permitió la decisión unánime en el acuerdo por el pedido del amparo ambiental, justificándose en la total validez del mismo, en Constitución Nacional y en las leyes ambientales que rigen en el país.

Según el Juez Ávalos, uno de los magistrados que conforma la Cámara Federal, este amparo ambiental se circunscribe en los derechos humanos, en el derecho a la salud, en el derecho a la vida y en el derecho que tienen todos los ciudadanos a velar por su integridad. Además, se aseguró investigar por qué Porta no está asentada en el Ministerio de Energía de la Nación.

Si bien se sabe que existieron muchas irregularidades en este proceso como la manipulación de las pericias con pruebas contundentes o el control del bioquímico enviado por la Justicia que nunca se acercó al Barrio ni inspeccionó a los enfermos o las malformaciones que tienen los niños y niñas, la Cámara de Apelaciones ya se expidió y sólo resta elegir el Juez que dará curso a la investigación de manera inmediata.