La Casa Rosada retomó un debate que instaló meses atrás cuando un grupo de extranjeros fue detenido lejos del Congreso mientras se debatía el Presupuesto 2019: acelerar la expulsión de inmigrantes con antecedentes penales. Como ya contó este diario, es una tendencia en alza desde la firma del decreto de necesidad y urgencia (DNU) presidencial de Mauricio Macri que modificó unos incisos de la Ley de Migraciones, si bien fue declarada inconstitucional por una Cámara Federal pero está vigente por la apelación de la Casa Rosada ante la Corte Suprema. Entre 2015 y 2017 aumentaron un 121% los pedidos del Gobierno para expulsar extranjeros con causas penales. Ahora bien, para tomar dimensión de la problemática, basta recurrir a las estadísticas con una pregunta: ¿Cuántos extranjeros están presos? Al defender el proyecto oficial, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich estimó que son “un 20% de los detenidos”. Eso es cierto en parte: ese porcentaje es dentro del Servicio Penitenciario Federal (SPF), por causas como narcotráfico. Al 31 de marzo pasado, según respondió el jefe de Gabinete Marcos Peña al Congreso, había 2658 extranjeros bajo custodia del SPF: unos 852 condenados (un 6,65% de una población carcelaria de 12.812) y 1806 restantes procesados (14,11 % del total), a los cuales no se los puede expulsar.

No obstante, en el total del sistema carcelario nacional, los extranjeros representan el 6% de todos los presos del país, al sumarle a las 32 unidades del SFP las 54 del servicio bonaerense y 215 cárceles de las provincias.

Según el último informe disponible del Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Pena (SNEEP), del ministerio de Justicia, el 94% de los detenidos eran argentinos. A fines de 2017 estaban privadas de su libertad 80.175 personas de nacionalidad argentina sobre unos 85.283 totales. Entre los extranjeros, son más los presos de nacionalidad paraguaya (1694). Seguidos los de origen peruano con 963 y boliviano, con 959. Por el contrario, según el censo penitenciario realizado el 31 de diciembre de 2017 en todas las unidades del país (que puede leerse aquí), había sólo uno nacido en Inglaterra, otro en Nigeria, dos en Sudáfrica, 20 en España, 21 en Italia y 25 en Ecuador. La mayoría de la población carcelaria fue apresada por robo o tentativa de robo, narcotráfico, homicidios dolosos y violaciones.

.

Info de: El Cronista