El primer día laboral del año, los trabajadores de Radio Nacional fueron notificados al ingresar a su trabajo que estaban despedidos. Se trata de 17 empleados a los que ayer les anunciaron que no les renovarán sus contratos, 9 de Buenos Aires y 8 de diferentes provincias del país.

Sobre la modalidad de los despidos, Cecilia Bari, secretaria general de la Asociación de Trabajadores de Radio Nacional, en diálogo con FM La Patriada, contó cómo fue el anuncio: “Nos encontramos con que los compañeros llegan a tomar sus tareas y la manera de comunicarles que no trabajan más es el reloj fichador, si su dedo no puede fichar, es decir sale luz roja cuando vas a fichar, es que no tenes más trabajo. Una forma perversa de comunicarle a los trabajadores que se quedaron sin su sustento. Dicen que mandaron telegramas, que obviamente no les llegó a ninguno”.

Desde Radio Nacional Santa Fe, donde despidieron a un trabajador y se espera una cesantía en las próximas horas, el delegado de los trabajadores, Diego Meloni, en diálogo con Informativo FARCO aseguró que los despidos son una persecución ideológica: “Los 17 contratos que se dieron de baja en todo el país no implican una suma mayor a 250 mil pesos mensuales, algo insignificante en lo que es el presupuesto que hoy maneja radio y televisión argentina. Nosotros suponemos que tiene que ver con una persecución ideológica, que tiene que ver con el despido de compañeros que no comulgan con el pensamiento y la línea editorial que hoy se intenta imponer desde el gobierno nacional”.

Además, Meloni dijo que en “Radio Nacional no sobra gente, por el contrario, falta personal y faltan recursos para poder generar una mejor comunicación y una radio de calidad”.

Ayer desde las 13 y hasta las 17 se realizó una asamblea de trabajadores de medios públicos en la sede de Radio Nacional Buenos Aires en calle Maipú 555, con cese de actividades. Esto se replicó en las sedes de Radio Nacional de las distintas provincias bajo la consigna “no al ajuste y reincorporación de los despedidos”.

Fuente: Agencia FARCO