Tras cinco días de paro los choferes levantaron la medida de fuerza. El servicio se normalizó a las 17 horas del martes en la totalidad de los corredores.

Lo que intentó ser un paro general de UTA resultó dejar en evidencia de una fuerte puja interna gremial, ya que la empresa Conferal no adhirió a la medida y ERSA volvió a circular a media mañana.

El conflicto que paralizó el servicio de la empresa Autobuses Santa Fe fue provocado a raíz del despido de 6 trabajadores y luego se sumaron reclamos varios.