Organizaciones sociales y vecinos autoconvocados derribaron durante el fin de semana el polémico muro que separaba al Barrio Parque Las Rosas de un emprendimiento privado de la empresa EDISUR.

En el marco del 3° Encuentro Provincial de Luchas por la Tierra, una multitud de la toma de tierra de Parque Las Rosas decidió destruir una pared de concreto que los separaba de un barrio privado edificado por la empresa EDISUR.

El polémico muro estaba ubicado al suroeste de la Ciudad de Córdoba y fue construido por la desarrollista Edisur para separar el megaemprendimiento inmobiliario Manantiales del Barrio Ciudad Parque Las Rosas y la ocupación pacífica de tierras co-lindante al barrio.  

La barrera social no sólo separaba negociados empresariales con asentamientos familiares de bajos recursos sino que generaba un demostración constante de estigma racial, discriminación y segregación social. Dicha obra edificada sobre terrenos del Estado Nacional al costado de las vías del tren, impedía el paso de los vecinos y vecinas que, para movilizarse por los distintos puntos de la Ciudad, debían contornear manzanas completas de varios kilómetros, quedando relegados y aislados hasta de sus propias condiciones laborales.

La victoria simbólica de la comunidad no sólo se interpuso a las concesiones millonaria de la empresa EDISUR sino también a la indiferencia estatal que no dispuso medidas concretas contra la construcción ilegal del paredón que privó del derecho a la libre circulación por las calles públicas a cientos de ciudadanos y ciudadanas.