El hecho ocurrió en la ciudad de Comodoro Rivadavia. Fue a modo de castigo por el intento de fuga de un grupo de reclusos. Un video interno fue la prueba.

Un grupo de presos de una cárcel de Comodoro Rivadavia, Chubut, fueron sometidos a un castigo cruel por querer fugarse del penal: policías los obligaron a revolcarse desnudos en agua helada. Un video interno fue la prueba para que las autoridades del penal separen a cinco policías de la fuerza, al jefe y subjefe de la dependencia.

Federico Massoni, ministro de Gobierno de Comodoro Rivadavia, confirmó que hubo “excesos” en el accionar de los uniformados, quienes fueron “pasados a disponibilidad”, además de apartar al jefe y subjefe de la dependencia. Dijo que en el video solicitado a la Alcaidía “en forma explícita se los ve en un exceso de sus funciones”.

Massoni confirmó que en el marco de la requisa “el accionar no es acorde a los protocolos que se establecen para realizar requisas. El accionar policial debe ser dentro de los protocolos de actuación por más que lleve la actuación de violencia en algunos casos”.

En tanto, Iris Moreira, titular de la Defensa Pública en Comodoro Rivadavia, anunció que se convertirán en “querellantes” y aseguró que “en 20 años nunca” vio “un hecho de estas características”.

Los excesos se habrían dado el sábado por la noche en un pabellón de “buena conducta” en donde los internos intentaron fugarse. “Estamos recabando material. Este hecho tiene connotaciones que yo no había visto y hace 20 años que trabajamos en esto”.

Por todo lo expuesto, vemos que es fundamental realizar un monitoreo sobre el rol de las fuerzas de seguridad en el interior de las cárceles argentinas, para que hechos de esta naturaleza no se vuelvan a repetir, pero eso no solamente depende del personal sino de las autoridades gubernamentales y aquellas que tienen la autoridad suficiente para imponer sanciones.

Fuente: La voz