“Las mujeres silenciadas” fue el nombre del conversatorio que se llevó adelante en el espacio Distrito Seis (San Martín 1168) organizado por Mujeres tras las rejas.

La ONG invitó a participar a toda persona e institución para dialogar y debatir sobre la situación que atraviesan las mujeres que se encuentran privadas de su libertad. Fundamentalmente en el “nuevo edificio con lógica penitenciaria” donde fueron trasladadas 40 internas en el mes de agosto,-cuatro de ellas junto a sus hijos-, que se encontraban en la antigua Unidad Penitenciaria IV, una casona vieja en puerto Norte que hacía de cárcel. Actualmente en la nueva cárcel hay unas 160 internas.

Conclusión dialogó con Brenda Brex presidenta de la ONG, quien comentó que “queremos que se sepa lo que pasa en las cárceles de mujeres”y de alguna manera poner en tensión una temática que muchas veces es preocupante, más aún cuando hay niños que están en el medio de esta situación donde rejas y barrotes reinan por doquier.

“Queremos discutir con los otros actores de la sociedad visibilizando lo que se vive en estos espacios”, manifestó Brex.

Al consultarle sobre cuáles eran las situaciones que ellas ponían en tela de juicio, Brex fue muy clara al expresar que “la cárcel no tiene agua potable, en una huelga hace unas semanas, estuvieron sin agua 15 días, no tenían para tirar en el baño ni tampoco agua para consumir, entran escasos bidones a los pabellones”.

La alimentación es otro de los problemas, el acceso a la salud y las condiciones en que los niños están presos dentro de la unidad. Hay seis niños que están presos junto a sus mamás dentro de la unidad y si nosotros consideramos que las condiciones son cruentas para las mujeres, imaginemos toda esa vulneración de derechos hacia los niños”, afirmó la referente de la ONG Mujeres Tras Las Rejas.

La nueva cárcel de mujeres, erigida en 27 de Febrero al 7800, se inauguró en julio de este año y reemplazó a la vieja Unidad Penitenciaria IV, de Ingeniero Thedy 375 bis. La nueva unidad penitenciaria demandó una inversión provincial de 290 millones de pesos.