En las cárceles argentinas siguen produciéndose hallazgos de municiones y explosivos, el material estaba escondido en una caldera. El hallazgo alteró lo que venía siendo una jornada normal en el Complejo Carcelario de La Capilla, en Florencio Varela.

 

 

Envuelto en una bolsa de nylon, un integrante del personal penitenciario encontró un peligroso explosivo junto a municiones de alto calibre, mientras realizaba tareas rutinarias en el sector de calderas. Nada de eso debía estar en ese lugar.

 

Los agentes constataron que se trataba de trinitrotolueno (TNT), conocido también como trotyl. El material tiene aspecto de una barra sólida de color amarillento. Viene en forma de “panes”, en caso de ser producción nacional, o “libras” para los productos importados. Aunque a simple vista no parecen riesgosos, lo cierto es que la mezcla química es capaz de volar grandes construcciones. Personal especializado constató que en la Unidad N° 32 del Complejo había 455 gramos de trotyl en forma compacta, dividido en dos medias libras. Estaban sin los detonantes. En tanto, la bolsa de nylon tenía en su interior 16 cartuchos intactos calibre 45. Ese calibre es de un alto poder de fuego. Fuentes policiales consignaron que, tras conocerse el hecho, tomaron intervención en el hallazgo el fiscal Marcelo Celier, de la UFI N°9 de la Unidad Descentralizada de Varela, Asuntos Internos del Servicio Penitenciario y el Ministerio de Justicia bonaerense.

Por orden de la UFI N°9 del Departamento Judicial de Quilmes, los elementos “fueron colocados a resguardo en el contenedor de explosivos a la espera de la orden de destrucción”. El hecho generó preocupación porque se desconocen los motivos de por qué el material explosivo estaba allí. El uso de este tipo de químicos está restringido a las empresas autorizadas por Fabricaciones Militares (FM), por lo que no se descarta que haya un mercado negro.

El penal de Florencio Varela hace poco estuvo involucrado en otro hecho que reveló algunas falencias en la seguridad. Hace diez días, se frustró el ingreso de 8 kilos de cocaína a la Unidad N°24 del complejo carcelario. 

Fuente: Infobae