En medio de cifras récords de detenidos en prisiones de todo el país, con el Servicio Penitenciario Federal llegando a su tope histórico en cantidad de presos, este miércoles se inauguró una nueva cárcel en Cuyo.

Es la unidad más flamante del Servicio Penitenciario Federal y fue inaugurada por el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, y el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo. El nombre oficial es Complejo Penitenciario Federal VI y está ubicado en el distrito mendocino de Luján de Cuyo.

La nueva unidad carcelaria contará con 1.072 plazas, de las cuales este miércoles se inauguraron 250. Está destinado a procesados y condenados por la Justicia Federal local que actualmente están alojados en cárceles de la provincia. También albergará a internos provinciales considerados de alto riesgo.

En los 34.000 metros cuadrados de superficie del predio también se levantan el Instituto Penitenciario Federal de Cuyo para varones, el Instituto Correccional de Cuyo para mujeres y el Instituto Abierto. Hay sectores destinados a la educación y al trabajo, con zonas diferenciadas para procesados y condenados.

Esta obra se da en el marco del traslado del centro urbano de la Unidad 9 de Neuquén y del próximo traspaso de la cárcel de Devoto hacia Marcos Paz. El último penal federal que se había inaugurado había sido el de Güemes (Salta), en 2011. Hace siete años.

“Teníamos el deber y la obligación de poner en marcha este Complejo. Se ha logrado en tiempo récord con altísimos niveles de calidad. Estamos llevando adelante una política penitenciaria que no solo contempla las cuestiones edilicias, sino también busca la rehabilitación de las personas alojadas y trabaja para que los internos salgan definitivamente del camino delictivo”, señaló Garavano.

“Se trata de una cárcel de última generación con 1072 plazas para el Servicio Penitenciario Federal y para internos provinciales de alto riesgo, con mejores condiciones de seguridad y oportunidades para el desarrollo de la reinserción social de los internos, para que no vuelvan a regresar al camino delictivo”, agregó Santiago Otamendi, secretario de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.