Con soporte audiovisual Creimer realizó ante el tribunal integrado por los jueces Sandro Gastón Martin, Gastón Pierroni y Gustavo Quelín -del Foro de Jueces Penales de General Roca- una revisión del trabajo denominado re autopsia, efectuado en octubre de 2011 sobre el cadáver de Guillermo Garrido.

En este marco la profesional brindó explicaciones concluyendo que, de acuerdo a todos los indicadores explorados, Garrido no se suicidó en la celda, “Puedo asumir que Garrido sufrió un golpe en el cráneo” dijo Creimer en la segunda jornada del juicio oral y público por Homicidio Culposo que tiene como imputados a los empleados policiales Laura Valeria Leiva y Emilio Victorino Oyarzún.
En ese contexto el Fiscal Jefe requirió al Tribunal se orientara el testimonio a la teoría del caso, es decir Homicidio Culposo, ya que tanto la fiscalía como la querella llegan a esta instancia con la teoría que indica que Garrido se suicidó en la celda de la comisaría 12. Luego de un breve cuarto intermedio, el Tribunal consideró procedente el testimonio de Creimer.

El hecho 
Garrido había sido detenido en la calle luego de un accidente automovilístico que lo tuvo como protagonista. Se dijo que estaba borracho. A la noche apareció ahorcado en la celda. La Policía aseguró que se trató de un suicidio, pero desde un primer momento su familia amigos y organismos defensores de los derechos humanos denunciaron que había sido matado por la policía.

La acusación
Los dos policías están acusados de haber actuado con negligencia en oportunidad que Garrido ingresara la noche del 13 de enero de 2011 en calidad de detenido a la comisaría Nro. 12 de El Bolsón. 
Los imputada Laura Valeria Leiva es actualmente oficial inspectora y reside en Sierra Grande, en tanto el otro imputado Emiliano Victorino Oyarzún, reviste la categoría de cabo de Policía . Ambos al momento del hecho se desempeñaban como instructores, a cargo de los agentes policiales recién egresados, que trabajaban en la comisaría 12 de El Bolsón.

Más testimonios
Luego se escucharon testimonios de empleados policiales, entre ellos el de la cabo de Policía Natalia Cáceres quien manifestó haber tenido al momento del hecho la llave del calabozo donde estaba detenido Garrido. Señaló que recién lo fue a ver cuando la hermana de “Coco” fue a llevarle comida y allí se encuentra con la escena, es decir Garrido ahorcado.
Cáceres recordó haber estado junto a Ovejero, quien era el encargado de las celdas, como oficial de servicio. Señaló la presencia de Leiva, actualmente imputada. La testigo contestó preguntas de la querella y de los dos defensores. Entre otros conceptos, señaló que no fue a ver a Garrido antes a su celda por su condición de mujer. En horas de la tarde se escuchó el testimonio del empleado policial Araux y de Julio César Gatica.

Fuente: Diario Ene – Patagonia.