Esta semana se realizó una denuncia en la Justicia por una supuesta organización que vendería droga en la cárcel, además de la tenencia de teléfonos celulares entre los internos

Gustavo Albornoz, ex guardiacárcel del servicio penitenciario de Río Cuarto, denunció que se vendería droga en la cárcel, que se permite el ingreso de teléfonos celulares y que dejan a los ladrones salir a la calle a robar.

“No tenemos posibilidad de saber una cuestión que compete estrictamente al servicio penitenciario”, manifestó Gustavo Echenique, juez de ejecución penal de la ciudad de Rio Cuarto.

Sobre los rumores del ingreso de drogas, Echenique consideró que “el acceso a los estupefacientes es una problemática de la sociedad” y “genera mucha mayor dificultad en una institución cerrada como la cárcel”.

 

Fuente: lv16