En Misiones, en la carcel de El dorado, un nuevo caso de “apremios ilegales” devela las irregularidades en las unidades penitenciarias de la provincia, vinculado a la disputa por el manejo del negocio dentro de los complejos

Autoridades de DD HH investigan quiénes son los que manejan los distintos negocios en las cárceles de Misiones; si son los internos o algunos agentes penitenciarios.

Se conoció que esta semana en la Unidad Penal III de Eldorado se realizó una dura requisa a los internos que derivó en una batalla campal y con heridos. El martes, tras el procedimiento, se registró un enfrentamiento entre los internos y el personal del Servicio Penitenciario que terminó con al menos cinco presos heridos y una denuncia de “apremios ilegales” contra al menos cuatro de los agentes responsables.

De acuerdo a la información, en la requisa se encontraron elementos punzo-cortantes, marihuana y teléfonos celulares. De hecho, según los datos filtrados, los internos hasta tienen cuentas en redes sociales y son manejadas desde esa cárcel.

La propia directora del Servicio Penitenciario Provincial, Nilda Correa, reconoció que las lesiones de los internos son “hematomas y escoriaciones” que fueron constatadas por el médico del Servicio Penitenciario y por el galeno policial. Y que se reforzó la seguridad y los internos se encuentran a disposición del juzgado, mientras que el personal está siendo investigado.

Apenas ocurrido el hecho, tomó intervención la Comisión de Prevención de la Tortura de la provincia que realizó una denuncia y pidió una serie de medidas investigativas. Marihuana y celulares para presos , el abogado Fernando Genesini, integrante de la Comisión aseguró que es necesario que se esclarezcan los hechos. Primero; los hechos de violencia, porque no corresponde ningún trato de ese tipo a las personas privadas de su libertad. Y segundo, es necesario que se explique oficialmente los motivos por los que había marihuana y celulares dentro del penal, ya que es casi imposible que los familiares ingresen ese tipo de cosas. “Alguien debe explicar cómo llegó esa droga y esos teléfonos”, afirmó Genesini. En este sentido opinó que no hay que ser “hipócritas” porque evidentemente hay un sistema de “mercadeo” dentro de las cárceles, especialmente con drogas y celulares. “Esto no es un problema de esta cárcel, es de todo el sistema provincial, en todos los casos. Y es una deuda pendiente del gobierno provincial”, disparó el abogado.

Fuente:  MisionesCuatro.com