David fue asesinado por el Estado y las fuerzas de seguridad el 20 de diciembre de 2001, por aquel entonces el joven tenía apenas 13 años.

El próximo lunes está previsto que se reanude el juicio de un hecho que todavía lleva 15 años de impunidad. Tres efectivos policiales están involucrados en la muerte de David.  Hugo Cánovas Badra, quien es señalado como el presunto autor material del crimen, todavía pertenece a las fuerzas de seguridad de la provincia según denuncian allegados a la familia Moreno.

El caso sucedió en barrio Villa 9 de Julio, frente a un mercado ubicado en la calle Piedra Labrada 8080. En ese momento, en pleno levantamiento popular que se manifestaba por todo el país debido al hambre que sufría el pueblo argentino, el Estado dio orden de reprimir, acto posterior, David recibió 3 impactos de bala de plomo que terminaron con su vida.

En medio de este proceso que la justicia se encargó de cajonear tanto tiempo, la familia Moreno aseguró haber recibido diversas amenazas contra su integridad física y recibir presiones de diversos sectores.

Rosa Martínez, mamá de David, expresó: “estamos muy ansiosos por saber con qué sorpresa nos encontramos, enfrentar a una justicia que tardó 15 años en esclarecer un crimen y en condenar; y ante policías que se mostraran desafiantes como hace tiempo lo vienen haciendo”.

Al ser consultada si la causa podría implicar a los funcionarios que estaban en función en ese momento, Rosa fue pesimista: “Han quedado afuera, no sé si en el transcurso del juicio esta situación se pueda revertir”.

 

Categorías