Se realizó la entrega de certificados para los jóvenes que realizaron los cursos de oficios en el Cepla de Müller y Maldonado durante el 2015. Los cursos fueron de soldadura, durloc, instalaciones sanitarias, electricidad y herrería. El evento se llevó adelante en la Parroquia Crucifixión del Señor, donde el Padre Mariano Oberlin realiza un importante trabajo comunitario con los jóvenes en situación de vulnerabilidad social y problemas de adicciones.
La Ranchada se acercó al barrio para compartir con los vecinos este importante evento para los jóvenes del barrio, ya que esta capacitación significa una posibilidad de reinserción social y una herramienta para pensar un proyecto de vida diferente.
Silvina y Denis del equipo de formación del Cepla, destacó que estos cursos fueron organizados por la UOCRA (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina), la fundación “Moviendo Montañas” y el Ministerio de Empleo de Seguridad Social de la Nación. A los 70 chicos que realizaron estos cursos de capacitación, además del diploma oficial, se le entregó una tarjeta llamada “Soy constructor” que sirve para que los chicos vayan a buscar un trabajo, para algún problema sindical o para registrarse en la bolsa de trabajo de la UOCRA. “La relevancia de estos cursos es que la UOCRA ya les da una certificación oficial eso quiere decir que ya están capacitados legalmente para poder llevar a cabo este oficio, se puede sumar a su curriculum y se le va a remunerar más cuando trabajen en la construcción”.
Audio 1
El Gerente de la Gecal, mencionó las posibilidades que ofrece la Nación para realizar proyectos independientes, y afirmó que la certificación de UOCRA pone a los jóvenes en condiciones de de ser contratados por empresas que hacen grandes obras, y finalizó diciendo: “El trabajo en conjunto es lo que mejor posiciona a las personas tanto a la posibilidad de trabajar, como también a la posibilidad de vida. Los jóvenes que han participado en las capacitaciones que detrás de las capacitaciones está la parroquia, está un sindicato, el estado nacional, hay personas que están detrás, de que ellos mejoren sus posibilidades y que también puedan conseguir trabajo, hace que el núcleo colectivo de todo sea mucho más sólido y permanente”.

El Padre Mariano Oberlin, resaltó la importancia de estos cursos de capacitación laboral y agregó: “evidentemente después falta cerrar el ciclo con las posibilidades laborales concretas, pero que el chico esté capacitado ya le abre un montón de puertas”. También hizo referencia a la relación con Sedronar y a la falta de ayuda terapéutica para con los jóvenes con problemáticas de adicciones, afirmó que tuvieron una reunión junto con un miembro de Sedronar para tratar de respaldar esta carencia.

Finalmente los protagonistas de este evento conversaron con el móvil de exteriores y contaron su experiencia sobre los cursos. Braian, que realizó el curso de electricidad afirmó que se enteró de los cursos gracias a un amigo y que se encuentra muy contento de haberlo realizado, con respecto al trabajo que hace el Padre Mariano expresó “la verdad que de parte mía estoy apoyándolo mucho al padre Mariano, y siguiendo en la lucha, esperanzado de que vamos a ganar todo esto”. Por su parte Andrés de Campo La Rivera, nos contó que él realizó el curso de herrería, donde tenía conocimientos previos gracias a que su papá le había enseñado. Finalmente hicieron referencia a que se les dificulta conseguir trabajo ya que existe discriminación por el barrio donde viven “la marginación, te hacen un lado por el tema de que sos de un barrio que tiene mucha fama de zona peligrosa. Te ven el curriculum y te dicen, no vos sos de este barrio. Uno trata de salir adelante pero la sociedad lamentablemente no te la oportunidad de comenzar”.