Vecinos de Barrio San Javier llevan adelante la copa de leche y el comedor Corazones Contentos. No tienen ni agua ni luz, reclaman ayuda del Estado y colaboración de la gente. Proponen utilizar el espacio para realizar actividades para los jóvenes del barrio. Todos los sábados organizan una feria para recaudar dinero para poder continuar con su trabajo.

El comedor Corazones Contentos, que tiene lugar en el Centro Vecinal Espacio Verde de Barrio San Javier, recibe todos los días a niños y niñas de diferentes edades. “Formamos una reunión y nos pusimos de acuerdo para brindarle esto a los pibes porque la situación económica no está muy buena, aca somos pertenecientes de un barrio humilde”, dijo Karina Figueroa, la responsable del comedor.

Sin recibir ayuda del gobierno, con la colaboración de los vecinos y el Movimiento Evita y la CTEP,  los lunes miércoles y viernes, llevan adelante la copa de leche y los martes y jueves el comedor. “Nos llena de alegría servir a los niños, ver la necesidad que ellos tiene, esa carita te queda grabada en el corazón y eso te da pila para venir todos los días” comentó Patricia, una de las cocineras.

Reclaman ayuda del Estado y colaboración de la gente, actualmente no tienen ni agua ni luz. Karina pone su propia garrafa para que a los niños no les falte su plato de comida: “Hacemos la polla entre todas para poder brindarle a los chicos y cada dias se suma un chico más”.

Es difícil continuar con la tardea, teniendo en cuenta la difícil situación por la que están pasando. Los vecinos piden que el Gobierno se responsabilice y la gente colabore. Necesitan una cocina, heladera, tablones, materiales para cocinar y alimentos. Pueden contactarse con Karina al 156141239, cualquier ayuda será muy bien recibida.

Además los vecinos proponen utilizar el espacio para dictar apoyo escolar, cursos de capacitación, talleres y deportes para los jóvenes del barrio, “para que puedan sobrevivir el dia de mañana, un aprendizaje” concluyó Karina.

SÁBADOS DE FERIA

Todos los Sábados a la tarde, los vecinos realizan una Feria en la plaza de Barrio Ituzaingó para recaudar dinero para poder continuar con el comedor y como una salida laboral.

Comenzaron siendo 5 feriantes, ahora son más de 20 los que participan de la misma. Venden principalmente productos comestibles y ropa. “La gente está chocha porque todos los sábados se llevan unas monedas a su casa para salvarse aunque sea uno o dos platos de comida”, agregó Karina.