Cada vez son más las personas que asisten a los comedores comunitarios. Las raciones aprobadas y enviadas por el gobierno no son suficientes para cubrir la gran demanda.

Debido a la difícil situación económica que estamos viviendo en el país aumentó la concurrencia a los comedores comunitarios. Al respecto, hablamos con Graciela Córdoba, Coordinadora de la Pastoral Social de la Parroquia Crucifixión del Señor, encarga de los comedores comunitarios de Maldonado, Bajada San José y Müller. Allí asisten niños de todas las edades, personas con capacidades diferentes y también  adultos mayores.

Córdoba asegura que hay “lista de espera”,  muchas personas que antes no lo hacían, hoy acuden a los comedores comunitarios y la falta de recursos no les permite afrontar la situación.

Trabajan en conjunto con Desarrollo Social de la Nación, quienes envían los módulos alimentarios en tiempo y en forma pero no lo suficiente para cubrir la demanda. Según Córdoba, las raciones son aprobadas de forma anual, y si bien escriben notas continuamente para pedir mas cantidad y reciben respuestas positivas, no llegan a cubrir todas las necesidades.