La Cámara 11º del Crimen de la ciudad de Córdoba inició este jueves el juicio oral y público por el asesinato de Franco Amaya, ocurrido el 22 de febrero de 2017 durante un control policial ubicado a metros del puente Los Gigantes en Villa Carlos Paz.

Por el crimen están imputados los oficiales Rodrigo Maximiliano Velardo Bustospor el delito de homicidio agravado por la calidad de autor y por el uso de arma de fuego en concurso ideal), y José Ezequiel Villagra (omisión de los deberes de funcionario público).

En esta primera audiencia los imputados se abstuvieron de declarar. Sí se les tomó testimonio a Laura Cortez, la mamá de Franco; Agustín Figuera Amaya, su primo, quien iba con el joven al momento de ser asesinado; y los vecinos Diego Reartes y Rosa Montironi testigos de lo sucedido.

Al término de la audiencia, la mamá de Franco valoró el comienzo del juicio y dijo: “La sensación más fea fue encontrarme con ellos cara a cara”.

Tras brindar su testimonio, Agustín Figuera Amaya, primo de Franco volvió a relatar lo sucedido y remarcó que “el disparo iba para cualquiera de los dos”.

 

 

Familiares y amigos de Franco estuvieron acompañados por integrantes del Colectivo de Jóvenes por Nuestros Derechos (organización juvenil que viene denunciando los abusos policiales a través de la marcha de la gorra) y de la Coordinadora de Familiares de Víctimas de Gatillo Fácil.

La próxima audiencia será el lunes 7 de mayo, a las 9.30 horas.