Vecinos denuncian hostigamiento por parte de la policía a las familias en la toma de tierras de barrio Cabildo. Reclaman presencia y respuesta al Municipio y el Gobierno provincial.

Ya ha pasado más de un año desde que unas 150 familias realizaron una toma pacífica de terrenos en cercanía a Barrio Cabildo, sin embargo continúan sin recibir respuestas por parte del gobierno. Además de ser ignorados por el Estado, deben seguir soportando el hostigamiento por parte del personal policial. Entre las familias de la toma hay muchos niños, ancianos y personas enfermas, por lo que los vecinos del barrio solidariamente le facilitan el agua y la luz.


Durante la mañana del martes, llegaron al lugar 15 móviles policiales que acompañaban a la empresa EPEC. El propósito era cortar las conexiones ilegales de luz, que los vecinos se vieron obligados a realizar. En más de una oportunidad, la empresa prestataria del servicio, les negó el acceso porque viven en terrenos que no les pertenecen. El personal policial actuó con prepotencia cuando las familias pidieron que le mostraran la orden de corte. Ante la negativa por parte de la empresa, los vecinos decidieron manifestarse de manera pacífica, con una sentada en el piso, impidiéndoles que continuaran con el trabajo. “La policía actuó como siempre, amedrentando a las familias, golpeándolas” comentó uno de los vecinos. Uno de ellos golpeó en el rostro de una de las compañeras y otro empujó a una mujer embarazada, “ninguno llevaba la identificación reglamentaria” agregó.


Los vecinos reclaman la presencia y respuestas por parte del Municipio y del Gobierno Provincial. Aseguran que más de una vez prometieron cederles las tierras pero nunca realizaron los trámites correspondientes: “estas tierras hace más de 10 años que están abandonadas” agregó. Las familias sostienen que el gobierno los tiene abandonados: “nos sigue dando vuelta la cara, no nos dan solución, ni a las familias de la toma ni a ninguna familia de Córdoba”, concluyó el vecino.