El fin de semana pasado en Villa Libertador y éste sábado en Villa Cornú se llevo a cabo, como todos los años, la celebración de la Virgen de Urkupiña.
En villa Libertador hace 29 años que se celebra este acontecimiento ya que es donde llegaron las primeras familias bolivianas y además en Villa Cornú lo festejan se realizan apenas hace unos años por ser menor el número de familias.
La historia de la Virgen de Urcupiña se remonta a fines del 1700 en Quillacollo- Bolivia, donde una pastorcita comunica sus encuentros con una gran Señora, a quién la pastorcita la llamaría de “mamita y el niño”, a la que luego de perderse por la montaña señala a la señora diciendo en su idioma nativo “Orqopiña”, que quiere decir: “ya está en el cerro”.”La Mamita” es venerada por el pueblo boliviano y los relatos de los milagros que se prodigan a sus devotos son extraordinarios.
La celebración de la virgen de Urkupiña se realiza cada 15 de agosto en honor a la Asunción de la Virgen María. En la iglesia Nuestra señora del trabajo se realiza una misa, en presencia de las diferentes vírgenes que tienen los vecinos de la comunidad. Culminada la misa y las vírgenes son trasportadas a una sala contigua a la iglesia para realizar el cambio de vestimenta, que realizan los integrantes de la comunidad, en forma de honor y renovación.
Durante los siguientes días el barrio de se viste de fiesta con colores vivos y se realizan los festejos con las diferentes “fraternidades” que desfilan al ritmo del “caporal” y también los “tinkus”. Alrededor de los bailes los puestos de comida seducen al espectador a probar los platos tradicionales como el pollo picante, el chicharrón o las salchipapas. 
Categorías