El Cordobazo , fue una insurrección popular sucedida en la ciudad de Córdoba, el 29 y 30 de mayo de 1969.La misma se desarrollo, en oposición a al gobierno dictatorial encabezado por Juan Carlos Onganía. Las dos CGT nacionales decidieron una huelga general para el 30 de Mayo, porque Onganía se negaba a restablecer la negociación colectiva y la actualización salarial, suspendidas en el ´67. En Córdoba lo adelantaron un día y adoptaron la modalidad propuesta por Agustín Tosco del Sindicato de Luz y Fuerza, que implicaba el abandono de los lugares de trabajo desde las 10 hs hasta el día siguiente -es decir por 36 hs, en lugar de 24- y la movilización hasta un acto en el local de la CGT.  Otra iniciativa de Agustín Tosco, la convergencia de un reclamo obrero-estudiantil, en el marco de la lucha de estudiantes por las intervenciones que se venían realizando en las universidades.

Las columnas que marchaban pacíficamente fueron detenidas en puntos estratégicos, por parte de la policía provincial y federal que comienzan a atacarlos para evitar que lleguen al centro. Esto desembocó en una generalización de la protesta de rebelión popular e insurrección urbana. Las columnas que son interceptadas se desbordan por los barrios para llegar al centro. Allí reciben el apoyo de los vecinos, a través de la protección de los manifestantes, armando barricadas para que la policía montada no pueda ingresar e incluso se sumaron a la acción.

La policía se vio desbordada y se replegó en la central. Aquí se da otro rasgo distintivo del Cordobazo, que es una violencia que se manifiesta en la destrucción de símbolos que representan el poder político o económico al que repudiaban.

El 30 de mayo de 1969, obreros y estudiantes se unieron para dar lugar al histórico Cordobazo. Esas calles céntricas de Córdoba Capital que quizás transitamos cotidianamente fueron testigo de la unión del pueblo que reaccionó contra la dictadura gobernante para debilitarla. Además, fue impulso de otras manifestaciones que sucedieron en el país. Hoy, a 49 años de aquel día, resulta imprescindible reflexionar sobre su valioso legado histórico-social.

Patricia López, hija del desaparecido dirigente sindical Atilio López, uno de los gremialistas más influyentes de esa época, señaló:“Esta mañana estuvimos en el centro y vimos realmente la unión de los obreros. Y pensar que todo fue hace 49 años, fue una fiesta inolvidable lo que paso en el ´69, porque lo principal era la defensa de los derechos de todos los cordobeses”.

“El hecho era, no hacer problemas ni líos, ni quemar autos,era una cosa pacífica  lo que estaba programado, cada uno entraba por una avenida y llegaban a la CGT e iban a hacer un reclamo general.Pero las cosas fueron cambiando, a medida que la policía empezó a matar a estudiantes, y ahí se desbordo todo”, concluyó López.

Audio: