Trabajadores de la economía popular realizaron asambleas en diferentes puntos de Córdoba donde debatieron sobre las situación social que atraviesan día a día a causa de las medidas económicas que lleva adelante el Gobierno Nacional. Los principales temas fueron techo, tierra y trabajo. Demandan la implementación efectiva de la Ley de Emergencia Social.

La CTEP (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular) promovió asambleas en diferentes barrios de la ciudad: Angelelli Sur, Cooperativa Suquía, Villa Martinez, 1ero de Julio, Cooperativa Felipe Varela, Sol Naciente, Muller, Comunidad Marta Juana González, Rosedal Anexo y San Martín. La mayoría de los trabajadores y trabajadoras no tienen un salario fijo, viven de changas y trabajos informales. Continúan luchando por un salario social complementario que los contemple.

Una de las asambleas se llevo a cabo en la Asociación Civil Suquía, ubicada al Sureste de la ciudad, camino a Capilla de los Remedios km 4 ½. La Cooperativa Suquía tiene 20 años, continúan luchando por obtener las escrituras de sus viviendas, se sustenta gracias al aporte que realizan los vecinos/as. Norma Mansilla, vecina del sector manifestó que la gente ahora no puede pagar la cuota de la cooperativa de vivienda “o pagamos la cuota o comemos”. No cuentan con luz eléctrica y ni servicios de mantenimiento de los espacios públicos “estamos llenos de yuyos”. Además agrego “antes uno podía vivir, ahora con Macri hay cada vez mas hambre y necesidad”.

En el marco de la jornada de Paro Nacional, vecinos y vecinas de Villa Unión también organizaron una asamblea para discutir las problemáticas del barrio y la situación de los trabajadores. Demandan al Gobierno que los reconozca como trabajadores, una vecina en asamblea sentenció “yo, vos, Daniela que viene a la copa de leche es una trabajadora y necesita que le paguen sueldo, ella viene prepara la leche, lava las tazas. Venimos a hacer pan, todo eso merece una remuneración”

 

Otra asamblea se llevo en la Comunidad Marta Juana Gonzalez ubicada en Villa El Libertador.

 Allí funciona la Cooperativa Trabajo y Dignidad donde los jóvenes tienen un gran protagonismo por su trabajo en diferentes unidades productivas: carpintería, jardinería, la rama textil y la producción adoquines. Santiago Soto,  Coordinador de las 5 unidades productivas expresó “Nosotros lo que buscamos es incluir a toda la juventud en el laburo, hacerlos parte de un proyecto y que se sientan también ellos seguros y confiados de avanzar en sus vidas, que por ahí es de donde el sistema los excluye”