El móvil de Jeremías Rassi se dirigió a Montich S.A., fábrica de chasis y componentes de automotores, ubicada en la Calle Coronel Olmedo antes de llegar a Circunvalación.
Allí un numeroso grupo de trabajadores, sin cortar las calles, esperaba angustiado y con incertidumbre frente a las instalaciones, ya que desde hace dos días tienen inhabilitado el acceso a sus puestos laborales debido a un bloqueo patronal.

Hoy por la mañana, los empresarios de Montich S.A. y el cuerpo de delegados de los trabajadores, se reunieron en el Ministerio de Trabajo de la Provincia para discutir la agravante situación que están viviendo los obreros del rubro automotor, quienes están representados por el directivo Héctor Saavedra, Secretario Adjunto de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) ante la ola indiscriminada de suspensiones y el haberles descontado un dinero que no correspondía del aguinaldo, recortándole del mismo $1000 por razones no aclaradas. Esta injusticia se torna insoportable ante la situación actual con el alza  incontrolable de los precios.

Jeremías Rassi entrevistó en las inmediaciones de la Planta al Delegado Daniel Moyano quien declaró: “No se sabe el motivo pero la fábrica está parada y no nos pueden suspender porque no hay nada firmado”. 

Montich S.A. está conformada por dos plantas: la Primera Planta cuenta con 200 trabajadores y la Segunda Planta con 190, los cuales están suspendidos por razones arbitrarias desde el 30 de junio, fecha en que se vencieron los contratos.

Según Moyano, en el transparente de la fábrica puede leerse claramente que han suspendido a todos los trabajadores y han enviado las correspondientes cartas documento a sus domicilios de residencia. “Lo que están haciendo es asustar a la gente”, expresó angustiado.

Moyano finalizó: “Nosotros cuidamos la fuente de trabajo pero no sabemos a dónde quieren llegar los empresarios. La empresa arbitrariamente hace lo que quiere y a eso no lo vamos a permitir”.

Categorías