Distintos funcionarios de la Justicia Federal de Córdoba, convocados por el programa Atajo, participaron en un partido de fútbol con los chicos que asisten a la Parroquia del Padre Mariano Oberlin en Barrio Maldonado.

Una tarde particular se vivió este viernes por la tarde en Barrio Maldonado, ya que figuras judiciales del calibre de los fiscales Facundo Trotta, Carlos Gonella, Enrique Senestrari y el Juez Federal Miguel Hugo Vaca Narvaja, entre otros, disputaron un partido de fútbol junto a los chicos que asisten a la Parroquia del Padre Mariano Oberlin, quien realiza un trabajo de contención a chicos que están en rehabilitación.

Atajo es una iniciativa que forma parte del programa Acceso Comunitario a la Justicia, el cual tiene como principal objetivo facilitar el acceso a la justicia a personas que sufren condiciones de vulnerabilidad.

Julián Axat, coordinador de Atajo, quien también participó del partido, aseguró: ‘’Este tipo de actividades hacen que las autoridades de la Justicia estemos comprometidos con el barrio’’, remarcando que el objetivo principal de este evento es que tan solo sea un punto de partida: ‘’La idea es empezar a comprometernos, es fundamental que la justicia este cerca de la gente’’.

Por su parte, el Fiscal Facundo Trotta, expresó que la intención es poder quitar la desconfianza y el temor que llevan consigo los vecinos a la hora de consultar a la justicia sobre sus derechos cuando se ven vulnerados, dado a que en los sectores excluidos esto se hace más evidente.

img-20161202-wa0039

Quien también se refirió al trabajo que viene llevando a cabo la justicia es el Fiscal Enrique Senestrari, expresando: ‘’Es lindo que los chicos nos vean como personas comunes. Les debemos mucho porque, muchas veces, jugamos el papel sin saber lo que les pasa. Esto es un evento de integración al cual debemos agradecerle al Padre Oberlin que nos abrió las puertas’’

A su vez, el Juez Federal Miguel Hugo Vaca Narvaja, aseguró que la idea de estos encuentros, también tienen que ver con originar políticas a implementarse, como son la lucha contra el narcotráfico y cuestiones de enseñanza, solidaridad y educación para poder llevar la justicia a los barrios.

Asimismo, los chicos también emitieron su opinión: ‘’Esto es algo hermoso, nosotros estamos acostumbrados a verlos de traje y sintiendo que son inaccesibles y hoy están acá, compartiendo una tarde con nosotros. Es una experiencia inolvidable que nos hace sentir respaldados, después de tanto tempo’’.

Este partido se dio gracias al trabajo que viene realizando el Padre Mariano Oberlin, quien lleva adelante, una lucha incansable por rescatar a pibes víctimas de la droga y poder integrarlos nuevamente a la sociedad.

El evento finalizó con los funcionarios judiciales compartiendo una cena con los vecinos del barrio. Definitivamente, la justicia empezó a cargarse de contenido y sensibilidad social.