La policía bonaerense reprimió con balas de goma a y palos a los trabajadores que tomaron la planta el 26 de Junio por el cierre del establecimiento en Florida.

En la mañana del día de hoy, un operativo de la policía bonaerense desplegó represión a los trabajadores que en defensa sus puestos de trabajo, tomaron la planta ubicada en la localidad de Florida, Buenos Aires.

La multinacional había cerrado sus puertas el 26 del mes pasado sin previo aviso a sus operarios. El 20 de Junio, la empresa notificó la decisión con un cartel en la puerta de la industria y que trasladaría la producción a su planta de Mar del Plata.

La orden administrativa del desalojo fue dada por la jueza Andrea Rodríguez Mentasty. Según fuentes oficiales, serian 10 detenidos y varios heridos.

Declaraciones de los alimentarios indicaron que las fuerzas policiales operaron con agresividad y rompieron todo a su paso en las inmediaciones a la fábrica, inclusive golpearon a mujeres.

Semanas atrás, circularon en las redes, fotos de los productos estaban siendo importados desde Chile, algo que había sido denunciado por los delegados sindicales.