Durante el año 2014, se creo el Ministerio de Cultura, bajo el gobierno kirchnerista y hoy volverá a transformase en una secretaria del Ministerio de Educación. Pablo Avelluto seguirá al frente de la ahora secretaría que, junto con el también ex Ministerio de Ciencia y Tecnología (también devenido en secretaría), integrará la cartera que conduce Alejandro Finocchiaro. 

El día de ayer, en el marco de las diversas  medidas que esta tomando el gobierno de Cambiemos, como la reducción de presupuestos y los ajustes por los que atraviesa el país, se confirmó la eliminación de la cartera creada en dicho año, para convertirse nuevamente en una secretaría subsumida a la órbita del Ministerio de Educación.

Esta disposición, fue presentada como un cambio de rango, e implica en realidad una decisión política que genera un enorme retroceso en términos de garantizar el derecho a la cultura de todo el país.

El ministerio de cultura no es lo único que desaparece. También se esfuma, entre muchas otras cosas, la posibilidad de que el Congreso Nacional sancione una Ley Nacional de Cultura, proyecto impulsado por el diputado nacional Daniel Filmus con apoyo de distintas organizaciones culturales y presentado en el ámbito legislativo luego de más de cuarenta foros participativos de toda la nación.

Pablo Riveros, referente de Puntos de Cultura regional Córdoba, manifestó: “La verdad que esto forma parte de un programa económico realmente devastador, no solamente de la cultura sino de algo peor todavía, que es la alimentación de la gente”.“Un modelo que ataca el alimento para la familia es un modelo del genocidio económico”.

“Nosotros venimos trabajando en la red de puntos de cultura  del la  provincia de Córdoba, junto a otras organizaciones que trabajan cultura comunitaria en los territorios.Esto es lo que se venia viendo que iba a pasar, que el programa estaba vaciado, no se había cortado todavía, pero realmente estaba vaciado.Hace tres años ya, que no hay convocatoria para programas en puntos de cultura”.

Audio: