La convocatoria fue realizada por sectores feministas del MST, realizaron un escrache y pañuelazo en el Comité Nacional de la Unión Cívica Radical (UCR), En Córdoba se realizó una concentración similar, hoy  a las 17:30.

La convocatoria surgió a raíz de que se reveló que nueve de los 12 Senadores del partido votarán en contra de la legalización del aborto. “La postura de la mayoría del bloque radical en el Senado da vergüenza ajena. Ese viejo partido se precia de ser laico y progresista, pero está mostrando su verdadera cara de anti derechos, clerical y conservador. Por eso afirmamos que si no hay ley, hay escrache”, sostuvo la dirigente Celeste Fierro, una de las organizadoras de la protesta.

En Córdoba se realizó una concentración similar, hoy a las 17:30, frente a la Casa Radical ubicada en bulevar San Juan 209. La dirigente del MST, Luciana Echevarría, declaró “Las mujeres estamos hartas de que negocien con nuestros derechos. La mayoría del bloque de Senadores de la UCR adelantó que votan contra la ley. Un partido histórico, supuestamente laico y progresista, cede a las presiones clericales y nos quiere negar una vez más derechos básicos. No podemos permitirlo”.

Opiniones Dentro de la UCR

 

A días de la histórica votación para la legalización del aborto, el presidente de la Unión Cívica Radical (UCR) de Capital Federal, Guillermo De Maya, se manifestó a favor y pidió que el bloque acompañe la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

El dirigente recordó que “históricamente” el radicalismo “estuvo a favor de la ampliación de derechos”. “Espero que en Senadores se apruebe la ley. De no ser así, lo único que habrán conseguido será demorar el curso de la Historia, pero no mucho más que eso”, dijo De Maya en declaraciones.

Asimismo, en una conferencia de prensa que se realizó en el Comité Nacional de la UCR, diferentes organizaciones juveniles radicales presentaron un pedido público exigiendo a los legisladores el compromiso de garantizar a las mujeres el derecho a decidir por su propio cuerpo.

Fuente: La Nueva Mañana