Organizaciones sociales desarrollaron acciones en la vía pública para visibilizar la problemática que conlleva la penalidad del aborto. Reclaman el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Participaron más de 400 organizaciones en todo el país.

El miércoles 28 de septiembre se realizaron en todo el país una gran cantidad de actividades convocadas desde las redes sociales y aglomerando a más de 400 organizaciones sociales para reclamarle al Estado la despenalización del aborto. Para ello, las acciones se concentraron en visibilizar la problemática que atravoesan miles de mujeres y la exigencia concreta de reglamentar la interrupción voluntaria de embarazos no deseados, acompañada con un programa integral de asistencia social, salud pública y medidas concretas contra la violencia hacia las mujeres en el derecho de decidir sobre su cuerpo.

En la previa de lo que será el Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario, se realizaron intervenciones frente al Patio Olmos desde las 16 horas con la repartición de volantes, folletos y pañuelos. Además, se problematizó la interrupción del embarazo a través de charlas y se juntaron firmas en adhesión a la Campaña por el Derecho al Aborto. A partir de las 18 horas, se convocó una Marcha en solidaridad de las mujeres que todavía permanecen presas por abortos espontáneos.

Según cifras estadísticas oficiales, en la Argentina se practican alrededor de 500 mil abortos clandestinos, los cuales mayoritariamente se practican en condiciones insalubres, donde las mujeres pudientes consiguen sobrevivir y las que no, están condenadas a todo tipo de riesgos que van desde serias secuelas sobre su salud hasta la muerte en condiciones infrahumanas. “Esos números demuestran que el Aborto en la Argentina es una realidad y una práctica recurrente en las mujeres, transformándose en una de las causas de mortalidad más grandes del país”, explicó Lola Guerra, integrante de la agrupación Católicas por el Derecho a Decidir.

Justamente, la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito surge desde un pedido de los sectores populares, donde la pobreza imposibilita el acceso a esta práctica y profundiza la vulneración del derecho a la salud de las mujeres. “El derecho al aborto legal es un acto de justicia social para interrumpir embarazos no deseados, sobre todo, para las mujeres de sectores populares quienes son las principales víctimas de un sufrimiento causado por destinos económicos y sociales pero, también, por disputas políticas, culturales y religiosas”.