En la noche del martes en una reunión bastante subida de tono y con posturas diferentes entre representantes de los clubes de Primera B,  se decidió jugar doble fecha de primera e inferiores.

Esto tiene como resultado jugar con tres, dos o incluso un día de descanso, tener 3 fechas de diferencia con la A, estar parados cinco meses entre octubre y marzo del siguiente año. Sumado que todos los jugadores de esta categoría tienen trabajos que en algunos casos no tendran permiso para poder jugar el viernes o sábado y lunes, también hay que tener en cuenta que no son jugadores profesionales, no tienen una vigilancia medica ni alimentación para prevenir lesiones por el poco descanso.

Esto influye en la organización y los costos de los clubes ya que algunos tienen gastos en alquilar cancha y en transporte que en el caso de inferiores suele correr por el club. Los ingresos para cubrir esto serian mínimos ya que en algunos casos esta prohibido el publico visitante, es doble gasto para los hinchas y le sumamos el finde largo.

Hay que destacar que no todos los clubes tienen un amplio plantel para poder cubrir lesiones que vendrán después de esta exigencia y los jugadores no tienen un lugar de la Liga Cordobesa para tratarse, si se sabe que hay una cobertura la cual para obtenerla es compleja y deciden ir a sus obras sociales lo que lleva a que la recuperación sea del bolsillo de ellos.

¿Quienes se benefician de esto? A las categorías no les sirve. ¿A los clubes? Para ellos es más complejo.

Categorías