El gobierno avanza en el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para un crédito stand by. Ayer se concretó la reunión entre el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y la directora del organismo, Christine Lagarde.

A cambio de este tipo de crédito el FMI suele pedir mas ajuste del Estado ademas de medidas como la flexibilización laboral, reducción de jubilaciones o suba de la edad jubilatoria, algo que hizo unos años atrás en Grecia.

El ministro Dujovne era partidario de recurrir a este organismo incluso antes de ser funcionario. A comienzo del 2016, en su columna en el canal TN, del Grupo Clarín, señalaba: “La tercera opción que tienen las economías emergentes cuando se le cierran los mercados es recurrir al FMI. El Fondo hizo una revisión de los números de la economía Argentina, donde dice que la posición fiscal de nuestro país es razonable, que los acotados objetivos fiscales del gobierno son razonables dadas las condiciones políticas actuales y la necesidad de seguir estimulando la economía. Un programa con el fondo no sería demasiado exigente y sería el camino menos costoso en términos políticos que el acuerdo con los holdouts”.