Por Marco Galán

Pte. Mutual Carlos Mugica

El primero de mayo dejo muchas señales, por una parte que no hay nada para festejar, y que el malestar social por la pérdida de puestos de trabajo, del poder adquisitivo del salario y el aumento descomunal y brutal de las tarifas de los servicios públicos , la timba financiera con las altísimas tasas de interés del valor del dólar, que solo agravan la inflación y la pobreza. Todo este desmanejo y descalabro económico que agrede a nuestro pueblo, va generando una gran pérdida de apoyo al Gobierno de Macri, que los medios de comunicación oficialistas ya no pueden esconder a pesar que te quieren enseñar a ahorrar luz, agua, gas, a cocinar de una manera económica, como si los sectores populares no hubieran desarrollado capacidades de resistencia e ingenierías para sobrevivir en tiempos de ajuste.

En este festival de malas noticias el Intendente Mestre lanzo su campaña para ser Gobernador un año y medio antes y nos dice que cumplió con todos sus metas y compromisos, de alguna manera esto es cierto , porque cumplió con los empresarios del transporte , con los grandes desarrollistas, con las empresas de servicios, y obviamente abandono a su suerte a los vecinos sin viviendas, a las villas que claman por su urbanización, a los niños y niñas con hambre donde el Municipio se niega a apoyar el sostenimiento de merenderos y comedores, a los vecinos que pagan el transporte más caro del país, y así podríamos seguir la interminablemente lista de los olvidados de Mestre.

La Universidad Católica Argentina, acaba de informar que 8 millones de niños en nuestra país es pobre y que vuelve haber hambre en los que más necesitan de que el estado los cuide, frente a este drama social, el gobierno solo hace oídos sordos, no registra esta realidad, por el contrario disminuyo el incremento de las Asignación Universal por Hijo.

Dicen que el momento más oscuro es el momento antes del alba, y así vemos como de estás crisis surgen las esperanzas populares y en este marco saludamos la construcción del Sindicato Único de Trabajadores de la Economía Popular- SUTEP; que agrupa a la CTEP, la CCC y Barrios de Pie, entre otros movimientos populares, y que ha logrado acumular la fuerza suficiente para disputar con el Estado Nacional una Ley nacional de Emergencia Alimentaria, una Ley de Urbanización de las Villas y Asentamientos, y una Ley para que el estado Contrate a las cooperativas en la ejecución de la Obra Pública. En Córdoba no nos quedamos atrás y en este marco los movimientos populares nucleados en el SUTEP, reclamamos una ley Provincial de Promoción de la Economía Popular y una ordenanza en el mismo sentido, para que se reconozca a estos sectores y se lo apoye y promueva con políticas activas, como veremos en la revista.

Sabemos que el camino es doloroso y se hace largo, más aun , cuando las urgencias del
hambre desespera, la tierra se niega , el trabajo escasea o simplemente no existe, pero también sabemos que la movimiento populares con los sectores sindicales que siguen sosteniendo un proyecto que se centre en los derechos de los trabajadores, y los distintos sectores políticos de tradición popular que están dispuestos a la construcción de un proyecto alternativo al ajuste neoliberal, no tienen excusas para que el año próximo el campo nacional y popular genere una alternativa que permita volver a construir una sociedad donde la tierra , el techo y el trabajo para todos, sean una realidad en una sociedad socialmente justa, económicamente libre , políticamente soberana.