Luego de los comicios de ayer, la realidad política nacional arroja datos de diversa índole. Por un lado un dato gráfico: el mapa de la república Argentina pintado casi en su totalidad de amarillo. Luego otro de índole sociológico: La re-legitimación ciudadana del gobierno de Cambiemos.

Desde el 10 de diciembre de 2015 gobierna nuestro país la alianza UCR-PRO compuesta en su mayoría por empresarios y Ceos de empresas multinacionales. El triunfo de la derecha en la Argentina no es un triunfo aislado, se suma a la re-afirmación de las derechas en el mundo y en Latinoamérica. Estados Unidos, Alemania, Francia, Brasil, son claros ejemplos de una marcada tendencia hacia procesos de restauración neo-conservadora con proyectos políticos que priorizan entre otras cosas la mínima intervención estatal en materias sensibles como la salud, la educación, el trabajo y la previsión social. Se trata de modelos socio-económicos fundados en la concentración del capital y el poder en pocas manos, la de los más ricos.

Frente a dicho escenario los movimientos sociales de nuestro país se encuentran frente a un gran desafío: Organizar al pueblo para construir una alternativa de poder que ponga límites a las políticas neoliberales que están azotando a miles de trabajadores y trabajadoras.

En comunicación con radio la ranchada Esteban “el gringo” Castro, referente nacional de la Corriente de Trabajadores de la Economía Popular reflexiono sobre el tema. Esteban castro sostuvo que “hay que ir construyendo un programa desde la perspectiva de los trabajadores”, además indico que hay que darse una “estrategia de lucha gremial y política”.

 

Por su parte Silvia Quevedo, referente de barrios de pie indicó: “los movimientos sociales tenemos grandes desafíos”, además sostuvo: ” nosotros hemos dado un mensaje de unidad, hemos dado un mensaje de madures política, e inclusive en córdoba con los compañeros de CTEP para construir una agenda nacional pero también local para discutir políticas sociales”.

 

Marco Galán referente del movimiento Carlos Mugica también opinó sobre el tema y sostuvo que hay que “volver a generar ámbitos más colectivos para reflexionar grupalmente”, además indico que “el mayor desafió de los movimientos sociales es poder generar debates para poder colectivizar demandas y obligar al Estado a que tenga políticas públicas que repare los daños”