Rosa Martínez, mama de David, habló con nosotros sobre el estresante juicio por el asesinato de su hijo, el reencuentro con el principal imputado, la expectativa sobre la sentencia y la parte más dura del juicio, enterarse de detalles que pasaron hace más de 15 años. El Tribunal dictó que para el 5 de julio se lean los alegatos.

Dos meses pasaron de aquel 17 de Abril tan esperado, cuando se dio inicio al juicio por la muerte de David Moreno. “Para nosotros fue muy emocionante y estresante a la vez. Lo tomamos con mucho dolor, se trata del crimen de un hijo por el cual tuvimos que esperar más de 15 años”, comenta Rosa Martínez.

Estresante para todos los presentes, debido a que los testigos, sobre todo los policías, relataban “todo lo mismo”, según Rosa. Por eso, “el Tribunal ha decidido que la semana que viene se termine toda la testimonial, si es posible van a hacer audiencias todos los días, hasta el día sábado, cosa de que el 5 de julio se lean los alegatos”.

El juicio está llegando a su fin, y la emoción vuelve a apoderarse de Rosa. Es imposible no pensar en la sentencia que puede recibir el policía Hugo Ignacio Cánovas Badra, señalado como el autor de los disparos de balas de plomo que hirieron y mataron por la espalda a David. Al respecto Rosa señala que creen que el dictamen está encaminado: “Tenemos la firme convicción de que algo vamos a lograr, no sé qué, pero me parece que el hecho no va a quedar impune”. Para Rosa y su familia, es importante el hecho de que se diga que fue Cánovas el autor material, lo exoneren de la fuerza, o le den unos años más de prisión, “pero si queda el beneficio de la duda, no nos va a servir para nada la lucha de 15 años. Es importante, más allá de la condena, que se haya hecho un juicio y que se ha llegado a algo firme”.

Con respecto al encuentro con el imputado, Rosa lo definió como “muy impactante”. Ella no lo conocía personalmente, sólo había visto fotos de Cánovas y escuchado comentarios sobre su problemática personalidad. “A veces me pongo a pensar que estamos frente a la persona que nos dejó si un hijo, y vos decís, no puede ser, y es”.

Durante el juicio, la defensa intentó criminalizar a David, señalando que por algo el niño había querido ir al minimercado donde se desató la represión.

Hubo un cuarto intermedio y el Tribunal rechazó el pedido de la defensa. Esta cuestión molestó a la abogada y a los familiares de David.

Rosa reconoce que las cosas que se comentaron durante las audiencias sobre el momento del asesinato a David, “fue la parte más dura, más cruel de todo esto, de enterarme de cosas que pasaron ese día, que como uno no estuvo en el lugar no las sabía, de cómo lo levantan, que si se golpea, que si rebota, y eso ha sido para mí como mama muy duro”.

Por último, Rosa piensa en el hecho que hace 15 años detuvo su vida, y mira hacia el futuro: “Después de todo esto voy a tener que ver como encamino de nuevo, porque después de lo que paso, de lo que nos costó, de todo este dolor, con la falta de David, y ahora saber cómo ocurrieron los hechos, que paso con él, es volver, ésta es otra etapa que nosotros no la conocíamos”

Categorías