La productora avícola Cresta Roja viene siendo un protagonista parámetro en lo que respecta a los distintos momentos del gobierno de Cambiemos. Donde a poco de la asunción del PRO y con el papel estelar  de la ministra de seguridad Patricia Bullrich se decidió desalojar violentamente y a balazos de gomas a un corte de ruta de sus trabajadores, dejando así varios heridos.
Al poco tiempo, ese mismo escenario fue elegido (y no casualmente) por el presidente
Mauricio Macri para anunciar el veto al proyecto de ley antidespidos aprobado por el
Congreso. En esa puesta en escena la empresa avícola se la presentó como la
recuperación de la industria nacional y frente a las cámaras se podía ver a los operarios
sonrientes apoyando el anuncio presidencial.
Todo no es color de rosas. Más de tres mil laburantes fueron despedidos de planta y la
“recuperación macrista” consintió en incorporar efectivamente a menos de mil
trabajadores, pero esta vez en condiciones más precarias en materia laboral. Lo que
llevó a que hace unos días se realice un nuevo paro en la planta y este 9 de junio un
grupo de despedidos y delegados se encadenara en la puerta del Ministerio de
Economía.
A todo este episodio se suma un actor más: El Sindicato de la Carne, que además de
acompañar las exigencias de los trabajadores se le pide a los trabajadores avícolas que
abandonen el sindicato de Alimentación para afiliarse a este.
Julian Decoud, uno de los delegados encadenados, explicó su relato en una entrevista:
“Queremos que nos digan cuándo vamos a empezar a trabajar, cuándo nos van a pagar
la indemnización. Estamos cobrando $6000 por mes cuando antes cobrábamos $16000,
estamos pasando hambre. Vamos a estar todos los días acá hasta que nos den una
solución concreta. Nosotros estamos afiliados al gremio de la Carne, porque el de la
Alimentación nos dejó tirado hace dos años”.
No sabemos que depara la trastienda de esta empresa a la que el gobierno nacional
quiere poner de ejemplo. Lo que si sabemos es que es un ejemplo de despidos masivos y
condiciones de labor precario.