La marcha en defensa de la universidad pública coronó su recorrido del Congreso hasta Plaza de Mayo como síntesis de realce hacia toda la estructura de educación estatal.

Bajo la lluvia y en una jornada donde el dólar llegó a altura propia de vértigo la manifestación no dejó lugar a dudas de que se constituyó una vez más en una causa nacional. Estudiantes, docentes y federaciones estudiantiles se manifestaron por la crisis salarial y presupuestaria de las universidades públicas. “Hoy hemos roto el techo indignante del 15%. Vamos a seguir en la lucha para defender el poder adquisitivo de los compañeros docentes y no docentes. Vamos a seguir la pelea por el presupuesto, para que sigan abiertas las 57 universidades públicas del país”, recalcó el secretario General de la Federación de Docentes de las Universidades (Fedun), Daniel Ricci. Durante semanas, el Gobierno se mantuvo inflexible en la propuesta salarial de 15 puntos en cuotas para los docentes universitarios, lo que motivó malestar en la comunidad educativa y tomas en numerosas casas de estudio del país. No obstante, las posiciones siguen muy lejos de un acuerdo ya que los gremios pretenden un 30% con cláusula gatillo, un aumento más cercano a la expectativa inflacionaria para este año.

Las negociaciones del Ministerio de Educación con los gremios continuarán hoy bajo la tónica de “sesión de trabajo permanente” propuesta por el Gobierno. “El desfinanciamiento lleva dos años, es muy grave”, aseguró el secretario general de Conadu, Carlos de Feo. A su lado, caminando bajo la lluvia un docente aseguró a que “duele que tengamos que llegar a esto para demostrar que universitario se es toda la vida”, además de fustigar la política económica, tanto ese trabajador como otros integrantes de varias columnas defendieron también a los sindicatos que mantienen su pulseada con el Gobierno.

Cacerolazos
Con las primeras sombras de la noche, tanto en la Capital Federal como en ciudades del interior se activaron también cacerolazos que habían sido convocados a través de las redes sociales, cita que se incrementó al compás de la suba del dólar y los dichos del jefe de Gabinete Marcos Peña como del ministro Nicolás Dujovne. “Es el descontento social con las políticas económicas”, fue expresión común de varias personas que protestaron en las calles porteñas como también del interior. En Rosario y Mar del Plata, ante las cámaras de televisión se entonaron cánticos con insultos al presidente Mauricio Macri. Con la grieta expresada en las calles también no faltó quienes reclamaran por un mayor “poder de reacción” al jefe de Estado y los funcionarios del Ejecutivo recordando incluso que “votamos para pedir un cambio no para regresar a una crisis económica”. Eje de la convocatoria, las redes sociales ofrecieron una vez más los intercambios “no gentiles” de quienes defienden a Cambiemos y los críticos del oficialismo.

 

Fuente: baenegocios.com