Enrique Angelelli nació en la Ciudad de Córdoba y pasó gran parte de su labor como obispo en La Rioja. El 4 de agosto de 1976, de regreso de una misa, sufrió un accidente de tránsito. Aunque al principio fue calificado como “accidente de circulación”, en 2014 fue reconocido como asesinato y fueron condenados a reclusión perpetua Luciano Benjamín Menéndez y Luis Estrella. Poco antes de su muerte, Angelelli había recibido amenazas de muerte a raíz de su actividad en defensa de los pobres.

El obispo diocesano de La Rioja, Monseñor Marcelo Colombo, anunció en el mes de junio de este año que el Papa Francisco había promulgado un decreto por el que se declara que  Enrique Angelelli, que fue Obispo de La Rioja entre los años 1968 y 1976, fue asesinado por el Gobierno Militar que gobernó la Argentina entre 1976 y 1983 y que su muerte fue causada por odio a la fe.

La fecha de su beatificación será el 27 de abril del 2019. La ceremonia se realizará en su provincia natal y participará, como representante del Papa Francisco, el cardenal Angelo Becciu, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

En el segmento del “Pueblo, la palabra y su fe” analizamos las diferentes referencias que nos dejan diversos mártires religiosos de Argentina y América Latina. Es por ello que en los estudios de La Ranchada nos visitó Luis Vitín Baronetto, él es Director de Tiempo Latinoamericano y llevó a cabo la Biografía de Monseñor Angelelli. Para analizar que significa la beatificación del Mártir riojano y que fue designada por el Papa Francisco.

Vitín expresa acerca de la particularidad de Monseñor Angelelli es la del “hombre que se mete profundamente en el barro”. Es por ello que recibe difamaciones,  persecuciones, expulsiones  y pedradas por parte de los poderosos, los terratenientes.

Durante los años 70′, el surgimiento de las cooperativas de trabajo, de comercialización, de organizaciones sociales, comedores , centros vecinales y  los comuneros comenzaba a conformar una nueva forma de organización para las zonas más vulnerables del País. Esto rompía la estructura feudal histórica a los poderosos, de la iglesia conservadora y acomodada. Enrique Angelelli ponía a la iglesia del otro lado, del lado de abajo, convirtió la palabra en acción.

Entrevista a Luis Vitín Baronetto.