El Jefe de Gabinete del Gobierno Nacional, Marcos Peña, firmó una resolución que habilita la transferencia de la base de datos de la ANSES a la Secretaría de Comunicación Pública del Poder Ejecutivo Nacional.

En comunicación directa con el periodista Esteban Magnani, se trató un nuevo debate que está surgiendo en la sociedad argentina en torno a la privacidad de datos. Desde el Gobierno Nacional, propusieron liberar los datos del ANSES para investigaciones y seguimientos de informaciones de los ciudadanos argentinosEsta nueva regulación permitirá el traspaso de datos públicos del organismo público independiente del partido gobernante a la Secretaría de Comunicación, ente político partidario que defiende las acciones del Gobierno Nacional.

“La base de datos detallada de la ANSES, que abarca la mayoría de los argentinos, puede utilizarse para campañas políticas y publicidad gubernamental difundida por el equipo de Secretaría de la Comunicación que estuvo a cargo de la campaña presidencial de Mauricio Macri”, sentenció Magnani.

A su vez, el periodista explicó el sistema Big Data o Grandes Cantidades de Datos. “Al tener determinado nivel de datos en cantidades suficientes y con una capacidad de procesamiento, como la alcanzada en la actualidad, se puede llegar a conclusiones que antes eran impensadas. La correlación de datos puede existir y eso permite anticiparse a acontecimientos futuros con cierta ventaja, generando muchísimo poder”. La sintonía fina del entrecruzamiento y análisis de datos del Big Data funciona en la Universidad de Buenos Aires, así también como distintas empresas privadas.

Actualmente, la Secretaría de Comunicación Pública tiene un convenio con Facebook. “Facebook no es gratuito sino que pagamos con nuestros datos. Todas las aplicaciones de servicio gratuito se alimentan del consentimiento en la entrega de datos para circulación de publicidad” y, además, explicó que el negocio genera más poder económico a las grandes corporaciones y más poder político al Gobierno para poder hacer lobby.

Bajo este panorama, entra en discusión la cuestión moral: ¿Para qué se usan los datos?, ¿Quién tiene esa información? y ¿Cómo se usa? con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la gente o negociar con competidores políticos y económicos.

Por último, en la consulta sobre su opinión acerca de los Call Center de Trolls desde redes sociales, el periodista comentó que sirven para posicionar personajes  y temáticas o marcar agenda sobre disputas comunicacionales en el establecimiento de una opinión determinada. “Desde las redes sociales, se intenta generar repercusión e impacto de una masa crítica através de cuentas falsas por bola de nieve para simular espontaneidad e influencia en la gente”.