Abogados y abogadas de Derechos Humanos de la ciudad de Córdoba, familiares de víctimas de gatillo fácil y organizaciones sociales, se dirigieron al Fiscal General para expresar su disconformidad con el proceder de las fiscalías y juzgados en causas de Gatillo Fácil. “Fuimos mal tratados por la policia y por los funcionarios judiciales”, declaró Vasco Orzaocoa.

Más de un centenar de personas se reunieron frente al Palacio de Justicia cerca de las 10hs de la mañana. Con bombos y carteles, los familiares y las agrupaciones se hicieron sentir frente al imponente edificio de Tribunales, que desde temprano estaba rodeado de policias, y en su interior, guardias de infanteria.

El sobreseimiento de policias en causas de gatillo fácil y la falta de garantías del proceso penal en las investigaciones, fueron los principales pedidos de los organizadores. “El poder judicial garantiza impunidad, no cumple con las leyes nacionales e internacionales a la hora de juzgar a la seguridad estatal”, enunciaban a viva voz los organizadores.

Carlos “Vasco” Orzaocoa, uno de los abogados de los familiares de las vicimas de gatillo facil, fue el encargado de entregar el informe al Fiscal General, Dr. Alejandro Oscar Moyano. Ingresó al Palacio de Justicia junto a otros abogados y familiares. Despúes de casi media hora, se retiró de allí.

Ante la espectativa de la gente que se agolpó para ecuchar lo que habia pasado con el Fiscal, Vasco tomó la palabra: “Primero debemos informales que hemos sido objeto de un mal trato policial. Tuvimos que sortear varias vallas para poder llegar a la oficina del fiscal y ser recibidos por él, un ciudadano como todos nosotros. No nos querian recibir, hicieron todo lo posible para no recibirnos”.

El abogado comentó que el escrito debía ser presentado en una mesa de entrada, despúes que un secretario iba a recibir el escrito. “En todo momento dijimos que no, que queriamos entregarselo al fiscal en mano”. “Creo que fueron los bombos que se escuchaban, lo que hicieron que en un momento nos dijeran que pase un abogado”.

Tras insistir, los cuatro abogados fueron recibidos por el Fiscal. En todo ese trayecto, abogados y familiares fueron mal tratados por la Policia y por los funcionarios judiciales.

Una vez adentro, se presentó el escrito. “El fiscal dijo que lo iba a leer. Y nos pidió una lista de todas las causas donde creíamos que se daban irregularidades y el incumplimiento de las garatinas procesales. Le manifestabamos que veíamos una unilateralidad en el tratamiento de estas causas, una direccionalidad perfectamente establecida a favor de los policias que eran sobreseidos y a los cuales no se les aplicaba la preventiva”. Por último, Vasco Orzaocoa aclara: “No tuvimos respuesta de estos requerimientos, sólo fue una escucha formal”.

Luis, hermano de Raúl Ledesma, comentó que fue a la movilización a “pedir justicia por mi hermano y por un amigo que mataron la Policia”. El 1 de enero del 2017, Raúl fue asesinado cuando supuestamente “estaba robando”. Luis desmiente ese hecho y aclara que “lo mataron por la espalda”. “A los pocos dias nomás, el 27 de enero, mataron a un amigo que era testigo de mi hermano, él era José Juncos. Van matando tres pibes en el barrio”, concluye Luis, haciendo referencia al barrio Los Cortaderos, allí donde tambien mataron a Guere Pellico.

La abuela de Lautaro Torres, fusiado el 13 de mayo del 2014, se acercó a los microfonos y habló sobre la muerte de su nieto en manos de una mujer policia. “A estos chicos nunca se les encontró un arma, entonces ¿Por qué se los fusiló?” se preguntó.

Una vez más, familiares de victimas de gatillo fácil, organizaciones sociales y de Derechos Humanos se reunieron para visibilizar sus reclamos contra el Poder Judicial, encargado de impartir la justicia procesal y efectiva a los homicidas de chapa azul denunciados por gatillo fácil.

Categorías