Hoy pasó por los estudios de La Ranchada la Licenciada Alejandra Rossi, Directora de la Casa del Joven y Coordinadora del Programa de Prevención de Suicidios quien nos comentó: “Cualquier persona que expresa el deseo de terminar con su vida, debe ser escuchada sin valorar si lo va a hacer o no. Se debe tener una cualidad de certeza y, a partir de ahí, poder indagar cuáles son las circunstancias que hacen que esté tomando esta opción en particular”.

En datos estadísticos oficiales, el 90 % de los suicidios consumados se podrían haber evitado tratando las problemáticas asociadas directas como son las adicciones, las situaciones de violencia y las cuestiones de aislamiento o soledad.
La conducta suicida no es hereditaria pero sí puede tener identificación y nunca es por un sólo factor sino que responde a un fenómeno multideterminado que puede provenir de la familia, de cuestiones socio-demográficas, psicológicas y/o sociales.

En el caso de los suicidios en adolescentes, se busca reforzar lazos de confianza con adultos significativos como los docentes. Luego, se hace un abordaje comunitario donde se trata de involucrar a toda la comunidad así también como trabajos con conjunto con docentes y jóvenes en talleres áulicos. Si se encuentre algún principio de conducta suicida, se hacen consultas individuales con o sin tratamientos, ya que la mayoría de las veces, los jóvenes no buscan terminar con su vida sino que buscan terminar con un problema del que no pueden hacerse cargo.

Para más información, acercate a la Casa del Joven de lunes a viernes de 8 a 19 hs en León Morra esquina Américo Vespucio, Barrio Juniors. También podés contactarte vía telefónica al número 434 24 31, a través del correo electrónico casadeljovencba@gmail.com o por medio de la Fan Page de Facebook Casa del Joven Salud Mental.

Categorías