El pasado lunes el juez Javier Constantino dictó una orden ilegal de allanamiento a la sede de la Asociación Madres de Plaza de Mayo. Lo hizo en medio de la feria judicial, sin notificación alguna y con la amenaza del uso de la fuerza pública para ingresar al lugar. Sin embargo, las Madres junto con organizaciones de derechos humanos, sociales, sindicales, y agrupaciones políticas, resistieron desde adentro.

Según la orden, la intención del procedimiento era “realizar un inventario sobre la totalidad de los bienes existentes en dicho inmueble”. En diálogo con Radio Estación Sur, la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, aclaró que “todo lo que está en la casa es de las Madres. Ellos quieren comprobar eso. Pero que avisen y que vengan como corresponde.”

“Me da bronca tener que hablar de las Madres con todo lo que está pasando en otros lugares, como en el Hospital Posadas o en la mina de Río Turbio”, dijo Hebe. Y destacó el apoyo y acompañamiento que los gremios, la universidades,y la gente que pasa por el lugar, quiénes se organizaron en grupos para permanecer en el lugar y están preparando una plaza llena de pañuelos otra vez para hoy jueves.

También se refirió a la decisión del gobierno de la ciudad de Buenos Aires de quitar las baldosas con los pañuelos blancos de Plaza de Mayo: “Quieren borrar la historia. Es la historia de la Plaza de Mayo de 1810, la historia del peronismo, del pueblo movilizado, la historia de las Madres”.

Fuente: Agencia FARCO