Se desarrollara la tercera marcha nacional contra el gatillo fácil y la violencia por parte de las instituciones del Estado. Mas allá del pedido explicito de exigir justicia y visibilizar la situación de dolor de los familiares, esta marcha tiene una serie de objetivos concretos. Objetivos que tiene que ver con un giro que ha dado el Estado nacional y los gobiernos provinciales, hacia un carácter más violento en cuanto a su relación con la sociedad.

Esta movilización es un acto de repudio a la complicidad y encubrimiento del Estado al aparato policial, mientras continúan en aumento las victimas de gatillo fácil, torturas y violaciones a los Derechos Humanos. Como también el rol de los medios masivos de comunicación que justifican este accionar.

Las consignas de la marcha de hoy son:

Basta de gatillo fácil:
No más muertes o encarcelamientos por parte del aparato policial, no debe primar el criterio del policía a la hora de disparar.

Basta de torturas y asesinatos en cárceles y comisarias:
Reforma del sistema penal y carcelario en la provincia. Tomando como caso testigo el penal de Cruz del Eje.

Basta de desaparecidos en democracia:
Por la aparición con vida de Santiago Maldonado, y todas y todos los desaparecidos desde el restablecimiento de la democracia.

No a la baja en la edad de imputabilidad:
Como respuesta frente a voces del gobierno nacional que pretenden penar a chicos de 16 años.

 

En Radio Reloj, informativo matutino de La Ranchada, nos comunicamos con Lucas Bruno, responsable de la campaña contra la violencia institucional en Córdoba, quien considera que las políticas estigmatizadoras de la protesta social y los sectores mas humildes, por parte del gobierno nacional, repercuten directamente en el accionar de las fuerzas de seguridad.

El referente de juventud del movimiento Evita, también consideró que es pertinente para combatir la violencia por parte de las instituciones del Estado, la unidad de las organizaciones sociales y populares, buscando fortalecer la posición política dentro del congreso de la Nación, y también la unidad reivindicativa en la calle.

Respecto de los fallos judiciales que se vienen sucediendo en Córdoba sobre los casos de gatillo fácil, como por ejemplo la sentencia al policía Cánovas por el asesinato de David Moreno en 2001, Lucas declaró que si bien son el puntapié para que se haga justicia, también se debe juzgar las responsabilidades políticas de esas muertes.

“Si no se juzga las responsabilidades políticas, parece que fuera un policía malo, que no tuvo un buen día, y mato a un chico, y en el caso de David Moreno por ejemplo, hubo una orden concreta de reprimir con plomo”. Y agregó: “Es mucho mas profundo, las fuerzas policial arrastran algunos dispositivos y lógicas de la ultima dictadura cívico militar, y eso pone en jaque a la democracia”

Escucha la entrevista completa a Lucas Bruno acá: