La Marcha Federal hizo pie en Córdoba con una convocada movilización de gremios y organizaciones sociales que concetraron en Colón y General Paz. Hugo Yaski, Secretario General de la Central de los Trabajadores de la Argentina (CTA) encabezó la marcha y destacó la amplia adhesión en todo el país.

La Marcha Federal se inscribió en el marco del reclamo por un cambio profundo de las políticas nacionales que está llevando a cabo el Gobierno de Mauricio Macri para que revea “el ajuste permanente e insoportable, las medidas económicas que han generado más de 150.000 despidos en el sector privado, el empeoramiento de la situación de los trabajadores no registrados, gran cantidad de despedidos en el sector público, la caída del salario real y la reapertura de paritarias”, en palabras de Yasky.

A su vez, el Secretario General de la CTA manifestó la obligación de un régimen de empresa que pueda generar un paraguas protector al ser el motor activo de la acción laboral en la Argentina. “El Gobierno actual tiene la espada de Damocles en la cabeza con la cuestión de los tarifazos”.

Asimismo, Yansky refirió una gran cantidad de importaciones de mercadería que está entrando a nuestro país desde China, la India y países limítrofes. “Hay una decisión de terminar con lo poco que queda del mercado interno”.

La coyuntura política y económica está agravando la situación gremial, según Yansky, y, a razón de eso, se está produciendo una oleada de reclamos en la calle como fue el caso de la Marcha multitudinaria en Córdoba y las expectativas por el cierre del plan de lucha el viernes a las 17 hs en Plaza de Mayo con las dos CTA agrupadas e importantes columnas de la CGT.

Estamos yendo desde las periferias de todo el país, de menor a mayor. La Marcha Federal está creciendo porque crece la indignación de nuestro pueblo ante una política que nos está condenando a la miseria como consecuencia de una gran caída del poder adquisitivo”, finalizó Yansky.