A través del curso de Tapicería que se realiza en el Centro de Formación Profesional, los privados de libertad aprovecharon dicho aprendizaje para reparar y tapizar el sillón del Jardín N° 905. Con ese mismo tenor, se confeccionaron máscaras en goma eva, morrales y juegos de mesa en el Taller de Manualidades que integran internos del Pabellón N° 10.
.
Al respecto, el Director de Unidad 37 Prefecto Mayor Roberto Astete destacó que “es importante fomentar este tipo de talleres porque es muy bien recibido por la población carcelaria, dado que cuando se realizan trabajos para niños el alumnado lo toma con mayor responsabilidad. Por eso, constantemente trabajamos coordinadamente con el personal de la Unidad y las autoridades de la Jefatura del Servicio Penitenciario Bonaerense para desarrollar diferentes programas educativos”.
.
También la Directora del Jardín N° 905, Carolina Jaureguiber se expresó sobre lo recibido diciendo “estamos muy agradecidos por la colaboración y donación hacia nuestro Jardín de todo lo que realizaron los internos. Estos elementos serán utilizados para los aprendizajes y juegos de los niños”.